El solar frente al Venancio Blanco no puede albergar el aparcamiento público que anuncia Mañueco

El Ayuntamiento de Salamanca ya ha construído un acceso para el futuro aparcamiento.

Está clasificado en el PGOU como jardín y no contempla que se use como estacionamiento de vehículos. El parking tendría que pasar por comisión de urbanismo para cambiar la calificación del terreno.

El solar donde el Ayuntamiento de Salamanca ha anunciado la construcción de un nuevo aparcamiento de superficie no está pensado para esta función. Así se desprende del Plan General de Ordenación Urbana, que especifica que es un terreno destinado a espacios libres públicos, una clasificación que incluye parques, jardines y espacios de ocio para los ciudadanos, pero en ningún caso un uso vinculado al aparcamiento o el transporte. Una circunstancia que debería impedir los planes anunciados por el propio alcalde la semana pasada y en los que ya se está trabajando, y para lo cual debería haberse cambiado la clasificación de este suelo vía comisión municipal.

 

El Ayuntamiento de Salamanca tendrá que saltarse lo establecido en el PGOU para poder llevar a cabo esta nueva actuación, enmarcada en un plan para convertir solares vacíos en aparcamientos de superficie. La medida, anunciada el viernes pasado por el propio alcalde, incluye acondicionar este solar frente al instituto Venancio Blanco, entre las calles Filipinas y Jesús Arambarri, para lo cual ya se ha empezado a trabajar para construir accesos y nivelar el terreno. En total, está previsto habilitar 120 plazas para turismos y dos zonas para motocicletas.

 

Sin embargo, y conforme al PGOU, esta actuación no es posible. Según el desarrollo del plan urbano de la capital, ese solar concreto tiene la calificación de espacio libre público dentro de los sistemas locales. Según el capítulo II.9 del PGOU, este tipo de espacios se definen como “...sistema de espacios e instalaciones asociadas, destinados a parques, jardines, áreas de ocio, expansión y recreo de la población, áreas reservadas para juego infantil, zonas deportivas abiertas de uso no privativo y otras áreas de libre acceso no vinculadas al transporte ni complementarias de las vías públicas o de los equipamientos”. 

 

El PGOU es también muy claro con respecto al uso contemplado para ese solar, en el que la mitad de la superficie deberían ser zonas verdes con plantaciones, que debería incluir un área de juegos infantiles de no menos de 200 metros cuadrados e instalaciones deportivas que no deben ocupar más del 25% de la superficie; además, se autorizan construcciones auxiliares (kioskos, casetas de almacenamiento), pero con un muy bajo índice de edificabilidad.

 

En el mapa del PGOU, la parcela está considerada como zona verde dentro de las reservadas para dotaciones locales, una clasificación que confirma su incompatibilidad del uso que ahora se le quiere dar, ya que no se contempla en su definición y, además, se especifica que no se le puede dar un uso vinculado al transporte. Además, se prohíbe la compatibilidad en una misma parcela entre usos de espacio libre público y cualquier otro uso, a excepción de uso deportivo público al aire libre, los usos no constructivos vinculados al ocio y otros usos dotacionales que no ocupen más de un 10 % de superficie. Es decir, aunque se hiciera un parque al lado, tampoco se podría hacer un aparcamiento, al menos, no uno que ocupe los 3.000 metros cuadrados del solar como pretende el Ayuntamiento.

 

Según fuentes municipales, una modificación introducida en el PGOU incluye la posibilidad de usar este tipo de solares como aparcamiento, con lo que el Ayuntamiento no estaría cometiendo ninguna ilegalidad. Esta excepción se introdujo para poder usar solares abandonados como aparcamiento provisional, aunque en este caso se trata de un solar que tiene un destino previsto, pero sobre el que no se ha llevado a cabo la actuación contemplada en el plan general.

 

CAMBIO DE CLASIFICACIÓN

Parece claro que el PGOU impide llevar a cabo un aparcamiento de superficie, aunque sea un uso provisional para la parcela. De hecho, tiene un destino reconocido, que es el de zona verde destinada al ocio y esparcimiento. Solo podriá estar autorizado con un cambio en la clasificación del solar, trámite del que no hay noticia. Según fuentes del grupo municipal socialista, este cambio no ha pasado por la preceptiva comisión de Urbanismo, órgano que debe decidir sobre ello. Sin ese cambio de clasificación, no es compatible con el uso que se le quiere dar desde el Ayuntamiento de Salamanca.

 

Esta situación complica la decisión tomada por el equipo de Gobierno, ya que no cuenta con el respaldo urbanístico necesario para llevar a cabo esta actuación. De hecho, es la única trasnformación de solar en aparcamiento de las que se han anunciado en el último año que se ha hecho en un terreno que no se considera sistema general de equipamiento. A este tipo corresponden los solares que se han habilitado como estacionamiento gratuito de superficie entre las calles Rías Bajas y El Salvador, frente la residencia Montevideo; o en la calle Lucio Marineo, junto al convento de las Bernardas, y que fue ocupado hace unos días por un circo.

 

El sito junto a este convento de las Bernardas está clasificado como dotacional dentro de los sistemas locales de equipamiento; estaba previsto un centro de salud para el barrio de la Prosperidad. Por su parte, el que está junto a la residencia Montevideo figura como destinado a sistema general de equipamiento, que incluye entre sus usos predominantes el asistencial, deportivo, sanitario, socio-cultural, educativo, seguridad y protección civil, servicios de la administración pública, servicios funerarios, defensa y cuerpos de seguridad, abastecimiento alimentario, recintos feriales y transporte.