“El sistema público de pensiones es un derecho y debe estar al margen del mercado”

La sección sindical de CGT-CAT en la Seguridad Social de Salamanca ha repasado la situación actual y de futuro de las pensiones en España.

Santiago Herranz, Eladio Martín y Ángel Sánchez, delegados sindicales de CGT-CAT en la Seguridad Social de Salamanca, han compartido su punto de vista sobre la situación que viven los pensionistas españoles y sus previsiones a corto, medio y largo plazo.

 

CGT considera que en España existe un “grave problema” en el reparto de capital, y basa sus argumentos en las diferencias entre la evolución del PIB español, que se ha quintuplicado desde 1985, y el Salario Mínimo Interprofesional, que se ha triplicado en el mismo período. Así, el sindicato considera que el sistema público de pensiones “debe estar al margen del mercado”, al considerarlo “un derecho”.

 

Los delegados se han referido a la modificación de la Constitución, llevada a cabo por el Partido Popular y por el Partido Socialista en el verano de 2011, mediante la que se ligaban las pensiones al mercado o, como ha explicado Santiago Herranz, “pusieron primero el interés de la deuda y, después, ya veremos”.

 

Respecto al panorama actual, CGT ha explicado que, a través de la aplicación del Factor de Revalorización Anual y del factor de Equidad Intergeneracional, que se harán efectivas en 2014 y 2019, respectivamente, la situación no mejorará. Al contrario, con el FRA se contempla un “incremento” anual de las pensiones de un 0,25 por ciento cada año, excepto en el caso de que la economía “vaya bien”. En tal caso, la subida será de un 0,5 por ciento más la subida del IPC.

 

Con este sistema, y teniendo en cuenta que actualmente el IPC se encuentra en el 2,9 por ciento, la “subida” de las pensiones supondrá en realidad una bajada del 1,75 por ciento anual. Con el FEI, que se basa en los datos de previsiones de esperanza de vida, “no se tienen en cuenta el estado de la sanidad, las condiciones de trabajo o la pérdida de calidad de vida de los ciudadanos”, han explicado los delegados de CGT.

 

La Confederación General del Trabajo considera que el gobierno pretende privatizar las pensiones, “animando a invertir en planes privados con inversiones poco éticas”, además de invitar a los ciudadanos a “morirnos lo antes posible”. CGT cree que la solución pasa por un “cambio radical del sistema económico del país”, ya que la pérdida de poder adquisitivo de los pensionistas, causado por la bajada de las pensiones, causará a su vez una mayor pérdida de empleo.