El Silencio procesiona por las calles de Salamanca mirando al cielo

El descenso de los escalones, momento cumbre cada año, se llevó a cabo sin ningún susto y con el premio del aplauso de todos los fieles allí presentes. La probabilidad de lluvias, protagonista.

La incesante amenaza de lluvia no ha podido con los ánimos de todos los fieles de la Hermandad del Silencio, que han tomado las calles de Salamanca desde la Iglesia de Pizarrales para encarar el trayecto más largo de toda la Semana Santa de Salamanca.

 

Más de cinco horas de procesión con la mirada puesta en el cielo ante la probabilidad más que elevada de precipitaciones con las tres imágenes acompañadas de los cientos de miembros de esta cofradía.

 

(Foto: Chema Díez)

 

Sin duda, el punto álgido de esta procesión tiene lugar en la salida, que es cuando los pasos tiene que hacer frente a los empinados escalones de la Iglesia del salmantino barrio de Pizarrales, pero que, como en ediciones anteriores, solventaron con habilidad y precisión, hecho que provocó el aplauso de los fieles allí presentes.

 

Las imágenes que procesiona esta Hermandad son tres y se refieren al Santísimo Cristo de la Vela, elaborado en el siglo XIX, el Paso de la Palabra, de Enrique Orejudo (1989) y Nuestra Señora del Silencio, del mismo autor, pero que data de 1990. Todos ellos, acompañados por la agrupación musical de la OJE, los tambores de la hermandad y la banda del Tormes.

 

Todo ello, con la vista puesta en el cielo...

(Foto: Chema Díez)
Ver album