El Seprona destapa una trama de venta ilegal de perros con falso pedigrí

Los autores son un comercial de Ávila y dos burgaleses./ Subdelegación del Gobierno (Burgos)

Los implicados son un comercial del sector en Ávila, el responsable de un criadero de perros y un particular, ambos de Burgos. 

El Seprona de la Guardia Civil de Burgos investiga a tres personas como presuntas autoras de los delitos de estafa, falsedad documental e intrusismo en una trama de venta ilegal de perros a los que asignan un falso pedigrí. 

 

Los implicados, según fuentes de la Subdelegación del Gobierno, son dos burgaleses y un comercial natural de ÁvilaLa investigación comenzó cuando una vecina de Valencia denunciaba, en junio de 2015, haber adquirido a través de Internet un cachorro de raza Caniche Toy, provisto de Libro de Orígenes Español (L.O.E), y que  una vez entregado el animal éste parecía no reunir el estándar de pura raza.

 

A partir de entonces, y con la colaboración de la Asociación Canina Nacional, se practicó un estudio morfológico del animal verificándose las sospechas de la perjudicada, ya que el can no cumplía con los estándares de la raza. Además La Real Sociedad Canina Española (R.S.C.E.) ha constatado que habían sido dadas de alta cuatro camadas de una madre con un pedigrí que no se correspondía con la progenitora real. Entre los cachorros acreditados estaba el adquirido desde Valencia.

 

Como resultado de esta operación, llamada 'Cocotoy', se investiga a tres personas, H.M.T, de 33 años; D.F.M, de 26, y D.L.N, de 44, y se han practicado tres inspecciones administrativas a un centro de cría en BurgosLa investigación ha sido coordinada por el Seprona de Burgos y dirigida por el Juzgado de Instrucción Nº 4 de la capital burgalesa.