El Seprona descubre ADN de perros en los piensos de una empresa de Aldeaseca de la Frontera

Según publica 'La Voz de Galicia', la planta de transformación Fernando Corral e hijos S.L. es la que, presuntamente, ha cometido este delito.

Miembros del Seprona en Galicia y Salamanca han descubierto a un grupo organizado que, presuntamente, introducía en la cadena alimentaria restos de cadáveres de animales entre los que figuraban mascotas o ganadería enferma cuyo único destino debe ser su eliminación.

 

Así lo indica el diario gallego 'La Voz de Galicia', que señala a la planta de transformación de la firma Fernando Corral e hijos S.L., con base en la localidad de Aldeaseca de la Frontera (Salamanca), las muestras de grasas que eran distribuidas para confeccionar piensos para animales tenían restos de ADN de perros y ovejas "sin ningún género de dudas". En el informe de la Guardia Civil incluso no se descarta "que se hubiesen utilizado para la elaboración de productos alimenticios para humanos", señala el diario gallego.

 

Hasta el momento, y según la informaciíon de 'La Voz de Galicia' hay once personas implicadas en la trama, entre las que figuran transportistas, responsables de curtidurías y de otras empresas vinculadas al mundo animal. La red se extendía por toda Galicia y existen indicios, como poco, de irregularidades administrativas en empresas de Lugo, Salceda de Caselas, Tomiño y Vigo.

 

El juzgado ha decretado como medida cautelar el cese de extracción de materia prima de la planta de transformación de la empresa de Salamanca implicada. La Fiscalía se ha sumado a la petición al considerar que se trata de unos hechos que ponen "en riesgo" la salud pública.

 

La grave irregularidad en la que habrían caído estas firmas consiste en haber gestionado restos de animales de categoría 1, es decir, animales enfermos, mascotas, ejemplares de zoológicos o de experimentación, en una planta dedicada a tratar los que se corresponden con la categoría 3 y que sí se pueden usar para fabricar piensos. En este caso se incluyen partes de animales de mataderos o similar que ya han cumplido los controles sanitarios pertinentes, concluye la información de 'La Voz de Galicia'.