El Seprona 'desaloja' a una familia de patos de una piscina privada en el centro de la ciudad

La pareja de patos llevaba años en el jardín del edificio, en la Avenida de Italia, para hacer una parada en su migración anual. El Seprona ha recogido a los recién nacidos, en espera de poder capturar a la madre.

Los vecinos del edificio situado en la avenida de Italia 14-20, están acostumbrados a la presencia de patos en el jardín de esta céntrica urbanización privada. Según explican a TRIBUNA algunos de ellos, la pareja de patos utilizaba el jardín durante los últimos años como parada o descanso temporal en su recorrido migratorio anual, permanecían durante algunos días y luego desaparecían. Pero este año las fechas se modificaron, llegaron alguna semana más tarde, bien entrado junio, y variaron sus hábitos de comportamiento: "Este año sólo se veía al macho, prácticamente, y la hembra se quedaba metida entre unos arbustos del jardín. La verdad es que resultaba raro", anotan.

 

Ayer la intriga vecinal quedó resuelta cuando desde primera hora de la mañana los vecinos de este inmueble pudieron ver la hermosa escena de la 'mamá pata' junto con sus 7 recién llegados haciendo uso de la piscina para sus prácticas natatorias. El nacimiento despertó gran expectación entre el vecindario, que  una vez superada la sorpresa y algarabía inicial decidió, coherentemente, que alguien debía ocuparse de la 'patada', pues la temporada veraniega ha llegado y los vecinos no podrían hacer uso de la piscina con los patos en ella,

 

El Seprona de la Guardia Civil fue avisado ayer, martes, y hasta el momento de publicar esta información la misión no ha podido ser completada con éxito. La dificultad para lograr capturar a la madre ha impedido que la 'misión' se cierre del todo. Los agentes han capturado a los recién nacidos pero la hembra permanece en el tejado del edificio.