El senador Gonzalo Robles entrega una declaración de bienes sin sueldo y el IRPF a devolver

Gonzalo Robles (Foto: T. Navarro)

El senador por Salamanca no refleja en su declaración de bienes, entregada el 5 de enero, su sueldo como secretario general de cooperación, similar al de un subsecretario de Estado: unos 60.000 euros/año. La declaración de la renta le sale negativa.

El senador por la provincia de Salamanca, Gonzalo Robles, ha entregado hace unos días su declaración de bienes al Senado con datos que llaman bastante la atención. Fundamentalmente, porque no declara rentas alguna por sueldos y salarios a pesar de que como secretario General de Cooperación Internacional para el Desarrollo le corresponde una retribución cercana a los 60.000 euros anuales. Y porque a pesar de no reflejar más que una pequeña cantidad por el rendimiento de una cuenta corriente, asegura que su última declaración de la renta es negativa.

 

Los nuevos diputados y senadores han tenido que entregar una declaración de bienes, un trámite regulado desde hace unos años y en el que deben aportar datos sobre su patrimonio y bienes, y que viene acompañada de una declaración de intereses para aclarar posibles incompatibilidades. Robles entregó los impresos correspondientes y están visados con fecha de entrada del 5 de enero de 2016 y la declaración de bienes es sucinta, con sólo un pequeño ramillete de datos. Este tipo de documentos no son sometidos a comprobación alguna y los parlamentarios no tienen una obligación de respaldar con documentos los datos que ofrecen. Eso sí, desde 2011 este registro de bienes e intereses es público.

 

Robles, que ha sido elegido varias veces diputado por Salamanca y que esta vez iba como senador, refleja que su régimen económico matrimonial es de gananciales, pero en el capítulo de rentas percibidas no refleja ningún sueldo. El senador ha sido en los últimos años secretario general de Cooperación, cargo con rango salarial de subsecretario por el que le corresponden unos 60.000 euros entre salario y complementos. Sin embargo, no refleja en su declaración esos ingresos. El único apunte en este apartado son los 118,45 euros que dice haber logrado por rendimiento de cuentas bancarias.

 

En cuanto a la casilla en la que informa sobre la cantidad pagada por IRPF, se le requiere que indique la cuota líquida pagada en el último ejercicio; según su declaración, la última renta le salió a devolver por 271,81 euros.

 

Además, declara tres propiedades, entre ellas una vivienda habitual en Madrid y otros dos inmuebles, uno en Ávila y otro en la capital. También declara un saldo de 5.800 euros en cuenta corriente y 20 acciones del Banco de Santander, valoradas en 99,16 euros. Además de un Audi A3 adquirido en 2012 y una hipoteca en el Banco Santander de más de 102.000 euros fechada en 1999 de la que le quedan por pagar 40.000.