El sector turístico cierra mayo con más de un 54% de ocupación

El mal tiempo, con termómetros que llegaron a marcar menos dos grados en pleno mes de mayo, perjudicó al sector hotelero en Salamanca que registró un 54,62 por ciento de ocupación en un mes que suele superar sin problemas el 60 por ciento. Si bien como aseguró ayer a este periódico el presidente de la Comisión de Hoteles de Salamanca, Silverio Vicente, “no es un mal resultado teniendo en cuenta que la crisis nos está perjudicando mucho”.
S. G. P.

Además del frío, el hecho de que este año el puente del primero de mayo cayese en fin de semana frenó también la llegada de turistas madrileños que son los que en otras ocasiones suben con creces las cifras de ocupación este mes. Aún así los datos son positivos después de un mes de abril en el que la crisis se hospedó en Salamanca con una caída del 2,6 por ciento en la cifra de viajeros, hasta un total de 79.704, lo que supuso 2.183 menos que en el mismo periodo del año anterior.

El sector se muestra optimista para el mes que acaba de comenzar, en especial por el partido que enfrentará a la UDS y al Betis, crucial para ambos equipos, que llenará de sevillanos la capital y que además coincide con las fiestas de San Juan de Sahagún, que salpicarán de ambiente festivo la ciudad.

Menor gasto
El principal problema al que se enfrenta el sector turístico a causa de la crisis no es tanto la ocupación, que se mantiene en niveles similares a otros años, sino el gasto por visitante que no deja de descender.

La crisis ahoga al turista que cada vez se deja menos dinero en sus viajes. Los visitantes recortan gastos ya sea en comidas en restaurantes, noches en los mejores hoteles o compra de souvenirs y el sector lo nota al ver reducido sus ingresos a pesar de que la cifra de turistas se mantenga.

Por otro lado, el exceso de camas en la ciudad unido a la bajada de la demanda ha llevado también a que muchos hosteleros opten por bajar sus precios. “Se ha notado un fuerte descenso para atraer a más turistas por la crisis”, explica Vicente. Lo que se traduce en menores beneficios. Pese a todo, el sector espera mejorar su situación de cara al verano. Ahora que ha llegado el buen tiempo, sigue liderando la ocupación de plazas en Castilla y León con un 45,3 por ciento.