El sector sigue con su actividad “normal” a la espera de la llegada del barco a principios del mes de mayo

La exportación con destino a países como Turquía o Líbano no ha cesado aunque sí ha sufrido un leve parón que no repercute en las operaciones

El sector del vacuno de carne continúa con una estabilidad firme debido a la exportación, ya que el mercado nacional “está muerto”, pero los profesionales siguen realizando las operaciones de compra-venta de ganado vacuno con destino a países como Líbano o Turquía porque la actividad no se ha parado.

Así, las previsiones, según ha podido saber TRIBUNA, indican que el barco con destino a estos países volverá a cargar animales a principios del mes de mayo, por lo que el mercado se mantiene como hasta ahora y por el momento los operadores no han frenado su movimiento en un sector que se mantiene en precios elevados.

De este modo, la exportación hace que en cada viaje se carguen en torno a 2.500 animales, principalmente de España, ya que en el resto de Europa, la escasez de cabezas de ganado hace que el producto sea más caro, que no peor. Además, la zona centro del país, incluida la provincia de Salamanca, es una de las que más éxito tiene en la venta de animales por su calidad y porque la alimentación es a base de pienso cuya materia prima es solo cereal, y no como ocurre en otras zonas de España.

Y si los operadores no pueden cargar más animales es porque no encuentran más en el mercado y la demanda supera a la oferta, en lo que se refiere a los machos ya que las hembras están más flojas y si se mantienen es precisamente porque el macho está fuerte en su cotización.

Es más, la fortaleza de este sector se hace palpable en la Lonja Provincial de Salamanca, donde el vacuno de carne tan solo ha registrado una bajada del precio desde el pasado mes de agosto; el resto, repetición del precio a cotización al alza. Así, desde el verano, el aumento ha sido de más de 0,50 euros el kilogramo.