El sector remolachero, en peligro de extinciĂłn

La industria debe tomar cartas en el asunto si no quiere que se desmantele un ‘cultivo estrella’ hace solo unos años

La remolacha estĂĄ en peligro de extinciĂłn si nadie lo remedia a tiempo. La desapariciĂłn de las ayudas que la Junta de Castilla y LeĂłn otorgaba a los productores han desaparecido de los presupuestos del aĂąo 2012, por lo que la prĂłxima campaĂąa ya no habrĂĄ un aĂąadido en el precio de cerca de cinco euros por cada tonelada productiva.

Este hecho, sumado a la tendencia del sector a alcanzar producciones muy elevadas para poder alcanzar la rentabilidad y la tardanza en el cobro de todo el importe íntegro, hacen que los agricultores consideren poco apetecible un cultivo que hace apenas cinco años era la ‘estrella’ de la agricultura.

“Ya no es rentable producir; se tarda mucho tiempo en cobrar y el trabajo que supone es mucho porque hay que conseguir producciones de hasta 120 toneladas por hectárea y ser tan competitivo es muy difícil”, señala Juan Manuel Redero, agricultor salmantino.

AdemĂĄs, Castilla y LeĂłn, que cuentan con 30.000 hectĂĄreas sembradas de este cultivo de regadĂ­o y cerca de 5.000 agricultores dedicados a esta labor han perdido las ayudas en el precio de la Junta, que en 2009 era de 9 millones de euros y en la actualidad es de cero, por el recorte en los presupuestos.

Por ello, y si la industria no se pone manos a la obra, los agricultores dejarán de sembrar esta materia prima y el sector se desmantelará cuando hasta hace muy poco tiempo ofrecía al agricultor la opción de ganar dinero. Por ello, ¿qué hay que hacer? “Lo más lógico es que la industria transportase el cultivo gratis o subiese el valor de la materia prima, porque de lo contrario, no va a quedar ningún agricultor sembrando este cultivo azucarero”, señala Juan Manuel Redero.