El sector da la cara en una subasta de ganado cuyo volumen económico asciende a más de 420.000 euros

Ejemplar de limusín que salió a la puja por 4.000 euros y se vendió por 7.000 (Foto: Chema Díez)
Ver album

La puja delata una recuperación del sector con un aumento del 2% en el cómputo total y muy pocos animales desiertos, entre ellos, los animales 'estrella'.

AGROMAQ 2013 ha puesto el broche de oro con la ya tradicional subasta de ganado que mide las posibilidades del sector y su futuro en un contexto económico aún complicado, pero del que ha saliso muy airoso y con unas perspectivas moderadamente optimistas.

 

De hecho, el volumen económico final que ha movido la puja de la Feria de Salamanca ha ascendido a poco más de 420.000 euros, por los 428.000 de la edición del año 2012, cifra que delata que la recuperación sigue en pie en el vacuno, con cigfras similares en movimiento económico.

 

El aspecto más positivo de la subasta ha sido, sin lugar a dudas, la escasa cifra de animales desiertos (sin comprador) con 15, de los más de 200 que salieron a la puja, mientras que en lado opuesto se encuentran los tres ejemplares de más valor de la subasta, dos toros de raza limusín (7.000 y 8.000 euros) y uno de raza charolesa (6.000 euros) que quedaron desiertos.

 

De hecho, el mayor precio pagado en la subasta se refiere a un animal de raza limusín que salió a la puja por 4.000 euros y se vendió por 7.000, de la ganadería bilbaína de Fernando Heras Monduate, adjudicado a la tarjeta 65.

 

EL CHAROLÉS SE LLEVA LA PALMA

 

Por razas, la subasta ha destacado la fortaleza de la raza charolesa, que ha sacado a subasta 33 animales de la Asociación y 12 de la Uchae, para un total de 45, con solo siete desiertos y un volumen de ventas de más de 110.000 euros.

 

Le sigue de cerca el limusín con 30 animales a la puja de los que quedaron desiertos seis, con un resultado de cerca de 100.000 obtenidos, récord de la feria incluido, pero sin poder dar salida a los más 'caros' de 7.000 y 8.000 euros.

 

En cuanto al resto de razas, el volumen de dinero obtenido asciende casi a 190.000 euros y se reparten del siguiente modo:

 

En cuanto a la raza avileña - negra ibérica hubo pleno porque los 33 animales que salieron a la puja obtuvieron comprador por un volumen económico de 64.000 euros y la gran mayoría vendidos por encima del precio de salida.

 

Otra raza que hizo pleno fue la raza parda de montaña con 15 de 15 posibles por 14.000 euros. Las razas pirenaica, asturiana de los valles, asturiana de la montaña o raza retinta también vendieron todos los animales que salieron a la puja, con 50 de 50 posibles y un resultado de más de 52.000 euros.

 

Por su parte, la parda de montaña vendió 1 de 3, la raza Morucha 9 de 13 y la blonda de Aquitania seis de ocho, con más de casi 30.000 euros de volumen.

 

A este resultado hay que sumar los 29.000 euros de la subasta de ovino y los 1.800 de ibérico con un lote de cuatro cerdas vendido por 1.400 euros y un macho de cinco , por 400 euros, un resultado espersdo.

 

Así, la subasta dejó buen sabor de boca entre los profesionales y los organizadores que ya calientan motores para la edición del año que viene... y es que esto no para.

Noticias relacionadas