El sector aplaude la medida que ha tenido un positivo efecto en ventas y mejora de emisiones

Anfac calcula que el anterior plan PIMA Aire tuvo un efecto en la economía de 537 millones de euros y que el nuevo servirá para seguir renovando la envejecida flota de furgonetas de los profesionales españoles.

La Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac) ha asegurado que la decisión del Gobierno de poner en marcha una nueva edición del Plan PIMA Aire de incentivo a la compra de vehículos comerciales ligeros tendrá un efecto positivo sobre la economía española y el medio ambiente y recordó que las ediciones anteriores de esta medida tuvieron un impacto positivo sobre la producción económica española de 537 millones de euros.

 

Anfac explicó que el nuevo Plan PIMA Aire tendrá una dotación inicial de 5 millones de euros y se retoma la concepción inicial de esta iniciativa, orientada a impulsar la renovación del parque automovilístico español de vehículos comerciales ligeros. Asimismo, la patronal de los fabricantes mostró su confianza en que esta medida se amplíe posteriormente hasta alcanzar un presupuesto de 30 millones de euros.

 

La organización destacó que, a pesar de los buenos resultados experimentados por las versiones anteriores de este programa, el parque de furgonetas ligeras se ha ido envejeciendo de forma significativa, por lo que señaló que esta renovación tendrá un efecto positivo para el medio ambiente, puesto que los nuevos vehículos reducirán en 15% las emisiones de dióxido de carbono en comparación a los que se sustituirán.

 

Asimismo, destacó que la renovación de los comerciales ligeros mejorará la productividad global, ya que las flotas de este tipo de vehículos son la principal herramienta de trabajo de las pequeñas y medianas empresas y de los autónomos, aunque señaló que también se podrán beneficiar de esta iniciativa los clientes particulares.

 

Según datos de la Asociación, las anteriores ediciones del Plan PIMA Aire permitieron la renovación de 29.000 vehículos comerciales antiguos y contaminantes por otros más eficientes y seguros, al tiempo que generaron un efecto positivo sobre la economía española por importe de 537 millones de euros, tanto en la fabricación, como en la distribución, en la financiación, en los seguros o en los componentes de automoción.

 

Al mismo tiempo, Anfac indicó que los anteriores planes permitieron un ahorro de 4,6 millones de litros de combustible, con un efecto económico positivo de 6,5 millones de euros. Además, evitaron la emisión a la atmósfera de 12.500 millones de toneladas de dióxido de carbono (CO2) al año, así como de 59 millones de partículas anuales.