El secretario de Aesco se lleva documentación tras anunciar Confaes una auditoría sobre su gestión

El secretario de Aesco, Emilio Checa, en un acto. Foto: pymeinfo

El secretario de Aesco, Emilio Checa, acudió fuera de horario laboral y con una furgoneta de la empresa de Benjamín Crespo para trasladar cuantiosa documentación. Confaes teme que se haya llevado información comprometida ahora que se va a hacer una auditoría y se reclaman 300.000 euros a la asociación.

El secretario de Aesco, Emilio Checa, procedió hace unos días a llevarse toda la documentación de la asociación fuera de la sede justo cuando la confederación de asociaciones empresariales Confaes ha anunciado su intención de ordenar una auditoría interna para esclarecer la situación económica de la la patronal del comercio, a la que reclama una deuda de más de 300.000 euros. Confaes, que se ha apresurado a denunciar este hecho, desconoce a dónde han sido trasladados los documentos.

 

Los hechos se produjeron el viernes día 10 de julio en circunstancias anómalas. Según ha denunciado Confaes, que ya ha pedido a Aesco explicaciones por esta actitud, el secretario de la asociación del comercio acudió por la tarde, fuera del horario laboral, y se llevó en cajas cuantiosa documentación que custodiaba en su despacho. El traslado se produjo de manera apresurada y en una furgoneta perteneciente a la empresa Agrupesca, propiedad del presidente de Aesco, Benjamín Crespo, y habilitada para el transporte de pescado. En el mismo participaron varias personas sin identificar que accedieron a las dependencias sin autorización ni conocimiento de los responsables de Confaes, titular de la sede.

 

Fuentes de Confaes recuerdan que el secretario de la asociación de comercio ha gestionado numerosos acuerdos de trascendencia económica para el sector empresarial en Salamanca, como el documento de su convenio con la patronal para beneficiarse de los servicios que presta Confaes y de sus instalaciones; o el convenio que permitió que la empresa propietaria de El Corte Inglés compensara a los comerciantes salmantinos con motivo de su implantación en la capital y que incluía compensaciones a los diferentes sectores comerciales, entre otros expedientes.

 

Los documentos están en paradero desconocido y fuera de la sede que por estatutos tiene marcada Aesco, un hecho que puede tener consecuencias según lamenta Confaes. La eventual desaparición de documentación podría acarrear responsabilidades personales al propio Emilio Checa; por el momento, Confaes está revisando sus archivos para descartar que el secretario de Aesco no se hubiera llevado documentación que no estuviera bajo la custodia de su asociación. La confederación de asociaciones empresariales no descarta aumentar la seguridad en el edificio para evitar que estos hechos se repitan, ya que estas dependencias albergan a numerosas asociaciones.

 

Según Confaes, si los responsables de Aesco persisten en su actitud de no utilizar la sede que tiene asignada, podría plantearse emplear estos despachos para mejorar las instalaciones o servicios de las más de 40 asociaciones que forman la confederación.