El Santo Cristo de la Salud procesiona entre el silencio de cientos de devotos

Besapiés. La fiesta de una imagen raigambre en esta comarca albense se celebra el primer viernes de marzo
ROBERTO JIMÉNEZ

La noche del pasado martes se celebró en Alba de Tormes la procesión del Vía Crucis de los jóvenes con el paso del Santo Cristo de la Salud y que recorrió las calles Colón, Paloma, Barrio Nuevo, Beltrana, Carlos III, Manterola, finalizando en la Iglesia de San Juan. La talla del Cristo procede del convento de San Leonardo, de quienes ha tomado la designación del Santo Cristo de San Jerónimo, siendo trasladada en 1835 a la iglesia parroquial del Apóstol San Pedro.

La comarca entera de Alba de Tormes venera esta imagen, así lo asegura la tradición de sus antepasados, así lo corroboran algunas estrofas de la novena que corre impresa con licencia desde el año 1843. Su fiesta (Besapiés) se celebra el primer viernes de marzo, dicha tradición consiste en acudir a San Pedro a besar los pies al Santo Cristo. No hay enfermo de algún cuidado que no ofrezca alguna vela al Santo Cristo, por su salud. De entre todos los devotos del Santo Cristo de la Salud, los que verdaderamente llenan la primacía son los labradores.

Vía Crucis en Navales
Unas 400 personas festejaron en Navales la celebración conocida como El Cabildo de la Cofradía de la Vera Cruz, que cuenta con 252 cofrades. Una costumbre centenaria consistente en la celebración del Vía Crucis y una fiesta con pan y vino.