El Santa Marta prepara un partido para el que no tiene rival ¿o sí?

El cuerpo técnico y la plantilla del Santa Marta trabaja como cualquier otra semana pero no saben si habrá partido o no

Incertidumbre, esa es la palabra que define la semana de trabajo del equipo de Tercera División de la Unión Deportiva Santa Marta. ¿Hay  partido este próximo fin de semana? No se sabe.

¿Existe el rival? Según unos sí, según otros no. ¿La Federación Regional ha comunicado al club que hacer ante esta situación? Nada de nada.

 

Tan inexplicable como cierto. El cuerpo técnico y la plantilla de la Unión Deportiva Santa Marta trabajan sin saber si el objeto de ese trabajo, el partido del fin de semana, se va a disputar o no. Nadie se ha puesto en contacto con el club para comunicar si el encuentro ante el Palencia correspondiente al Grupo VIII de Tercera División se debe o no programar y, como otros conjuntos en jornadas precedentes, toca estar pendiente de los movimientos que en la ciudad palentina se produzcan por parte de administradores concursales, abogados o jueces.

 

En teoría el CF Palencia hace tres semanas que ha desaparecido tras anunciar el administrador concursal su liquidación por las deudas acumuladas y la ausencia de liquidez, pero en la práctica la Federación Regional de fútbol sigue programando sus encuentros y ha enviado colegiados a ellos. De hecho uno de esos dos partidos, el correspondiente a la jornada 17 que enfrentaba al Palencia con el Atlético Bembibre se disputó. Bajo el auspicio de un abogado que no da por buena la decisión del administrador y asegura tener un inversor, el equipo palentino dio aviso dos días antes de que acudiría al encuentro y se presentó en con el mínimo de fichas profesionales que se exigen. El resto del plantel lo completaron los juveniles.

 

Este pasado domingo al Palencia le tocaba recibir al  equipo de La Virgen del Camino en la Balastera pero no hubo partido. El administrador dio orden de no abrir las puertas del campo y los futbolistas del Palencia no se presentaron por temor a represalias. Como quiera que la Federación había designado árbitros, sí acudieron al campo –aunque se tuvieron que quedar en la calle-, los miembros de La Virgen y el trío árbitral. El choque se le dará por perdido al Palencia por 0-3 y deberá pagar una multa.

 

Si la situación se repite ante la UD Santa Marta, el Palencia sería expulsado de la competición y la cuantía de la multa será mayor. Como dato, ante una llamada a las oficinas del club palentino para que expliquen la situación la respuesta es contundente: "El club ha desaparecido".

 

Mientras tanto, la Federación sigue esperando una resolución judicial definitiva y ha vuelto a confirmar colegiados para el partido que debería enfrentar el sábado al equipo tormesino y al Palencia.

 

Ante esta posibilidad Mario Sánchez y sus jugadores mantienen el habitual plan de entrenamientos –que en caso contrario se habría variado por ser este el último encuentro previo al parón-, aunque es inevitable esperar acontecimientos desde Palencia. La idea del abogado que defiende que el club palentino no está liquidado es reunirse con el juez de lo mercantil para convencerle de que no firme ese acta, pero todo parece un sin sentido que durante una semana más mantiene en vilo al grupo VIII de la Tercera División.