El Santa Marta no arroja la toalla y por fin logra su primera victoria

SUPERIORES. Los locales fueron mejores que su rival, que desperdició el tanto conseguido en la primera mitad. EXPULSIÓN. Un desquiciado Ezequiel dejó a los tormesinos con diez en el minuto 45
ADRIÁN A. GARCÍA
El dios de la justicia se dejó ver en la tarde de ayer en el Alfonso San Casto para que los locales se llevaran la primera victoria de la temporada en un partido en el que fueron superiores a su rival y en el que remontaron el tanto adverso para terminar 2-1.

En un encuentro épico, con lluvia, con el resultado en contra al descanso y con un jugador menos por la expulsión de Ezequiel en el último minuto de la primera parte, el Santa Marta tiró de casta tras la reanudación con el único objetivo de sumar su primer triunfo. Y así fue. La arriesgada apuesta de Peque de jugar con tres defensas en los segundos 45 minutos le dio resultado y en el 53 Palomi ponía las tablas en el marcador gracias a un buen zurdazo que se coló por la escuadra derecha de la meta de Barajas, el mejor de los pucelanos. Diez minutos después, Víctor Abajo aprovechó un pase interior de Javi Vidal para plantarse solo ante el meta rival y batirle por abajo. A partir de ahí sólo quedaba sufrir para evitar que ocurriera lo que en otros partidos.

El Santa Marta fue mejor que su rival durante todo el encuentro, pero la mala fortuna impidió que se pusieran antes por delante. Javi Martín, Víctor Abajo y Adri Herrero tuvieron rozaron el gol, pero primero el palo y después el portero impidieron que así fuera. Para mayor desgracia de los tormesinos, el Atlético Tordesillas vio puerta en su primer acercamiento al área de Jacob. Abraham cabeceó picado en el segundo palo un gran centro de Nico desde casi el centro del campo.

Parecía que con ese gol y las oportunidades falladas los tres puntos volarían del San Casto, pero no, esta vez no.