El salmantino con el primer marcapasos sin cables de Castilla y León ya hace vida normal

El usuario junto a uno de los cardiólogos de la operación (Foto:F.Rivas)

Son menos de veinte los que lo tienen en España y de 120 a nivel mundial. En esta línea, Salamanca es uno de los 50 centros que van a hacer uso de esta tecnología

El salmantino Isidro Manchado, un albañil jubilado de 79 años que sufría un ritmo bajo de pulsaciones en su corazón, hace ya vida “normal” tan solo unos días después de que se le haya implantado un marcapasos con tecnología sin cables, un dispositivo que nunca se había utilizado en Castilla y León y uno de los únicos 120 casos que se han dado a nivel mundial.

 

Para la colocación de este artefacto pionero, con la tecnología NanoStim, el paciente solo necesitó estar dos días ingresado, seis de las horas en reposo en cama, y luego ya ha comenzado a retomar una vida “normal” para una persona de su edad, ha explicado el cardiólogo Javier Jiménez.

 

Por su parte, Isidro Manchado ha manifestado sentirse “muy contento” y no tener “molestias”, ya que ni siquiera tiene cicatriz en el cuerpo, lo que le permite “salir a andar” por su pueblo  y hacer lo que corresponde a una persona de su edad.

 

Así lo ha señalado en compañía del cardiólogo Javier Jiménez y de otros profesionales que participaron en la operación en el Complejo Asistencial de Salamanca, el único que está inmerso dentro del programa de desarrollo clínico de esta tecnología.

 

En principio, este tipo de intervención se realizó en un primer estudio sobre 33 pacientes a nivel mundial, que contó con “buenos” resultados al contar con aceptación en  32 de los 33 casos y solo sumar dos complicaciones durante el proceso, una de carácter menor.

 

Ahora, según el experto Javier Jiménez, se ha iniciado una segunda fase en otro millar de personas, a las que se les realizará un seguimiento de cinco años, y en la que se ha incluido a Salamanca como único centro de Castilla y León, uno de los pocos de España y uno de los 50 programados a nivel mundial.

 

En este proceso, los cardiólogos de Salamanca esperan hacer más intervenciones de este tipo, que hasta el momento solo se han dado en unos 15 pacientes a nivel estatal y unas 120 en todo el planeta.

 

OPERACIÓN EN SALAMANCA

 

El dispositivo, con una duración similar a la de los marcapasos habituales – unos diez años-, se le ha implantado a este paciente salmantino con síntomas debido a una fibrilación auricular con elevado grado de bloqueo aurícula-ventricular.

 

La operación ha sido realizada por los cardiólogos  Javier Jiménez Candil, Jesús Hernandez Hernandez y José Luis Moríñigo, que son miembros de la Unidad de Electrofisiología del Servicio de Cardiología del Hospital Universitario de Salamanca.

  

El marcapasos sin cables Nanostim se coloca directamente en el corazón, lo que evita así el bolsillo quirúrgico, la cicatriz y los electrodos o cables necesarios en los pacientes que llevan marcapasos convencionales.

  

Para  este fin, el implante se realiza a través de la vena femoral con ayuda de un catéter orientable. Y el dispositivo ofrece "una estrategia quirúrgica menos invasiva que los procedimientos de implantación de marcapasos convencionales y reduce con ello algunas de los complicaciones derivadas durante el implante de los anteriores mecanismos".

  

El marcapasos está diseñado para ser totalmente recuperable, de manera que pueda recolocarse fácilmente durante el procedimiento de implante y extraerse más tarde, si fuera necesario.

  

Su tamaño, diez veces menor que el marcapasos tradicional, supone "un gran avance" en la calidad de vida del paciente al reducir los inconvenientes de los marcapasos tradicionales, como  la posibilidad de que se produzca una infección relacionada con el bolsillo del dispositivo o el fallo del cable.

  

Además, con este nuevo  marcapasos desaparece la cicatriz y el bulto que pueden verse en el lugar del implante de un marcapasos convencional, ha informado el equipo de cardiólogos.