El Salario Mínimo Interprofesional en España se sitúa a la cola de los países de la Unión Europea

El sueldo tan solo es de 641,40 euros al mes, congelado desde 2010, cuando en Luxemburgo asciende a 1.801 euros

España sigue sin alcanzar a la Unión Europea en un aspecto tan importante como es el Salario Mínimo Interprofesional (SMI), que se sitúa en 641,40 euros al mes y congelado desde 2010, o lo que es lo mismo, 21,38 euros al día o 8.979,60 euros al año.

Es uno de los más bajos establecidos por Ley en Europa a pesar de que revalorizó casi un 50% con la entrada del euro en el año 2002. De este modo, el SMI ha pasado de los 433,45 euros del año 2001 hasta los 641,40 del pasado ejercicio 2011, aunque el gobierno de Rajoy ya ha anunciado su intención de congelarlo para el presente 2012.

Pero aún hay datos más sangrantes que reflejan la situación económica en España, ya que según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), casi un 15% de las mujeres tuvo ingresos iguales o inferiores al SMI por un 5,5 de los hombres. Así, el salario medio de los españoles rondó los 22.000 euros al año aunque el sueldo más normal supera solo los 18.000 euros anuales.

A años luz de Europa
Por tanto, España se encuentra muy lejos de los niveles del resto de países de la UE, según los datos ofrecidos por el organismo Eurostat. Así, la palma se la lleva un país como Luxemburgo, cuyo SMI asciende a 1.801 euros al mes, donde además se percibe una pensión mínima de 1.600 euros. La Europa de las distintas velocidades.

En otros países del Viejo Continente, la situación también es muy distinta en relación a España; así, en Francia, el SMI es de 1.365 euros por 35 horas semanales, cifra por debajo de los 1.500 euros de Irlanda (nueve euros la hora) a los más de 1.400 de Holanda y los 1.230 del Reino Unido.

Pero es que incluso Grecia está en niveles mayores con 739 euros al mes con 14 pagas, ya que España solo supera a ‘potencias’ como Portugal (485 euros) o Polonia (341 euros), dejando a las claras los problemas de una economía en la que se han hecho las cosas mal.

Además, para fijar el SMI cada país tiene una normativa diferente ya que, por ejemplo, en Alemani o Italia no existe este medidor; en España o Luxemburgo lo imponen los gobiernos, y en Bélgica lo pactan los sindicatos.

Por último, el anterior Gobierno de Zapatero tenía la intención de subir el SMI pero la llegada de la crisis y las reformas obligaron a congelar un sueldo que seguirá igual en 2012, cuyo mayor incremento se produjo entre 2004 y 2005 con un 10%, mientras que desde 2009 tan solo ha seguido al alza apenas un 3%.