El Salamanca prepara su recurso mientras la Federación calla y otorga

El presidente del Salamanca, Juan José Hidalgo (Foto: Chema Díez)

La relación entre el club salmantino y la RFEF es totalmente inexistente ya que no se ha comunicado con el club para anunciarle las decisiones que al final se han ejecutado. La decisión de la juez, en caso de ser favorable, tampoco garantiza la inscripción del equipo.

El futuro del nuevo Salamanca de Juan José Hidalgo se tiñe de gris oscuro de cara a su inscripción o reserva de la plaza para la próxima campaña 2014-15. A tenor de los últimos acontecimientos y la inexistente relación entre Juan José Hidalgo y la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), la viabilidad del club es muy incierta.

 

No en vano, los servicios jurídicos del empresario salmantino ya trabajan en la preparación de un recurso bien estructurado que le dé alguna opción a este proyecto de tener continuidad en el futuro y no van a dar su brazo a torcer porque han prometido lucha "hasta el final".

 

También se espera la decisión de la juez de Salamanca, que se está demorando en el tiempo de manera indefinida, pero en caso de ser favorable a los intereses del nuevo Salamanca, este hecho no le garantiza la inscripción en la categoría de cara al año que viene porque la Federación que preside Villar "no está por la labor de dar su brazo a torcer", argumentan los servicios jurídicos del empresario salmantino.

 

Es más, la relación es totalmente inexistente y ni siquiera el organismo federativo ha comunicado de manera directa sus decisiones sobre el club a los responsables del mismo, quiénes se han enterado por otros canales informativos.

 

Además, este diario ha intentado ponerse en contacto con el abogado que lleva el 'caso Salamanca' desde el pasado verano sin obtener ninguna respuesta, igual que con algún responsable de la RFEF para poder conocer su versión de esta anómala situación sin encontrar nadie que se prestase a informar sobre la inscripción del equipo, desestimada para esta campaña en curso.

 

Por tanto, el club prepara su recurso, la juez tarda en responder y la RFEF calla y otorga... el futuro del club de cara a la próxima campaña se complica cada vez más.