El Salamanca pierde fuelle tras ceder en solidez atrás

MÁS GOLES EN CONTRA. Ha encajado nueve tantos en los últimos cuatro partidos.
Teresa Sánchez

El Salamanca ha pasado en poco tiempo de ser el mejor equipo visitante y contar sus partidos a domicilio por victorias –cuatro de cuatro–, a encajar tres derrotas y un empate en las siguientes cuatro salidas. Que alguno de esos puntos se haya escapado entra dentro de la lógica pero en el seno del vestuario preocupa la imagen dada en el último encuentro frente al Elche y también el hecho de que en alguno de esos encuentros se haya percibido la pérdida, al menos parcial, de una de las principales virtudes del equipo en su arranque liguero: la solidez del entramado defensivo.

En las primeras once jornadas, el equipo salmantino había encajado diez goles y eso teniendo en cuenta que en un partido, ante el Betis, vio como le marcaban tres. Sin embargo, en los últimos cuatro encuentros suma nueve goles encajados de los cuales tres le marcó la Ponferradina y otros tres el Elche en dos de las salidas fuera de casa. “No debemos perder lo que nos ha hecho fuertes”, comentaba uno de los pesos pesados del vestuario al finalizar el encuentro, refiriéndose a la concentración en labores de contención, no sólo por parte de la retaguardia sino de todo el equipo. De hecho varios de esos tantos en contra llegaron en acciones de segunda jugada, algo que el equipo salmantino controló a la perfección en las primeras jornadas de Liga.

Además en su comparecencia tras el encuentro en el Martínez Valero, el técnico reconoció que habían merecido la derrota y dejó un mensaje que sonó a toque de atención al equipo, al señalar que el Elche mostró mucha más actitud que el equipo salmantino. “Cuando se juega al fútbol hay una máxima que es salir a competir, hay que ser dueño del balón y tener ese compromiso. En balones muy cómodos para nosotros ellos se han adelantado. No hemos estado metidos en el partido. Ellos poniendo esa exigencia máxima se han llevado el partido”, señaló.

Es el segundo toque en esta línea que lanza esta temporada el preparador del equipo salmantino que, aunque normalmente ha elogiado la actitud y el trabajo de sus futbolistas, llegó a suspender un entrenamiento recriminándoles a los futbolistas que no estaban poniendo toda la intensidad que él requiere en el trabajo diario.