El ropero de Carbajosa, una ayuda para soportar el frío de la crisis

El ropero de Carbajosa de la Sagrada atiende a numerosas familias necesitadas

La presidenta de la Asociación de Mujeres (Amucas) de este municipio salmantino, Begoña Torres, cuenta cómo es el día a día de las 24 voluntarias que ponen 'a punto' prendas donadas que después podrán utilizar los más necesitados.

El Ayuntamiento de Carbajosa de la Sagrada y la Asociación de Mujeres (Amucas), inauguraron hace ya al menos cuatro años el servicio de ropero en el que se presta atención a las personas que más lo necesitan. 

 

Según la presidenta de la asociación de mujeres, Begoña Torres, "gracias a este acuerdo, el Ayuntamiento nos facilitó un local municipal, que está ubicado en las antiguas escuelas de la localidad, y que ha acondicionado para la prestación de este servicio". Además, ha recordado que el Consistorio "asume el seguro de responsabilidad civil necesario para ejercer esta actividad".

 

Por su parte, Amucas se encarga de la gestión del mismo a través de unos 24 socios y de aquellas personas que desean participar en esta iniciativa de carácter solidario. El objetivo de esta acción, tal y como indica Torres "es facilitar y proporcionar ropa en buen estado a personas con problemas económicos".

 

Ropero de Carbajosa de la Sagrada

 

Desde esta asociación, recuerdan que el ropero ofrece tanto ropa de hombre y de mujer como de niños y bebés, así como otro tipo de materiales que son necesarios como libros de texto. Y además, en función de las distintas temporadas, se ponen en marcha campañas para ofrecer tanto ropa como de otros objetos que puedan ser de interés para las familias.

 

LA LABOR

 

Uno de los objetivos de este ropero es que las personas beneficiarias que llegan sin dinero, puedan ayudarse a sí mismas, ya que al pagar un precio simbólico de 1 euro por cada ocho piezas de ropa, aprenden a valorar las prendas y a sí mismas. Pagando este precio también se evita que algunos beneficiarios usen la ropa como si fuera de usar y tirar. Begoña Torres ha querido dejar constancia de "que el dinero que se obtiene se utiliza para comprar alimentos o cosas básicas para el Banco de Alimentos".

 

En referencia a esto, en el ropero solidario se sigue un proceso de selección, lavado y planchado de la ropa, que llega de gente que la dona altruistamente. En el primer proceso, se separa la ropa buena de la que no está decente (esta última se almacena y se entrega para reciclar). La buena se plancha, se clasifica y se empaqueta. "Hay familias a las que se la damos gratis porque sabemos que realmente la necesitan".

 

Finalmente, cualquier persona tanto de Carbajosa como de Salamanca o cualquier lugar de la provincia puede acudir a dejar prendas que ya no le sirvan o vaya a tirar en dicho lugar, que permanece abierto un día a la semana, concretamente el lunes, entre las 17:30 y las 19:30 horas, sin duda una buena opción para soportar el duro frío de la crisis.