El Rey preside en pie toda la celebración del Día de las Fuerzas Armadas

Fue recibido con tímidos aplausos en Valladolid

El Rey ha presidido este sábado en Valladolid la celebración por el Día de las Fuerzas Armadas. Aunque se ha servido de una muleta para acceder a la tribuna y abandonarla después, ha permanecido firme, en pie, sin ningún apoyo, durante los 45 minutos que se ha prolongado el acto, en el que se ha hecho un homenaje a la bandera y a los caídos.

   El monarca llegó a la Plaza Mayor de Valladolid en coche, acompañado por la Reina y los príncipes, y fue recibido por unos tímidos aplausos de los cerca de 3.000 vallisoletanos que han asistido a la celebración.

   Le esperaban ya los ministros de Defensa, Pedro Morenés, e Interior, Jorge Fernández Díaz; el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera; el alcalde de Valladolid, Francisco Javier León de la Riva, y la cúpula militar, encabezada por el Jefe del Estado Mayor de la Defensa, el almirante Fernando García Sánchez.

   La "rapidísima" recuperación tras la intervención quirúrgica, en palabras de Zarzuela, ha permitido al monarca asistir a la celebración, aunque se han introducido algunos cambios en la organización del evento militar. Por ello, no ha pasado revista a la fuerza, y ha accedido por una rampa a la tribuna, desde donde ha recibido honores militares.

   Sin embargo, después no ha necesitado de ningún apoyo y ha asistido a todo el acto en pie. Una vez finalizado, ha vuelto a servirse de la muleta para bajar de la tribuna por la rampa, y antes de entrar en el coche oficial se ha dirigido hacia los familiares de los fallecidos que han sido homenajeados y les ha saludado uno a uno.

   El homenaje a los caídos ha sido uno de los momentos más emocionantes del acto y que más 'vivas' a España ha arrancado al público. En él han participado una docena de familiares de militares muertos en 2011 en acto de servicio.

   Previamente, los aplausos más fuertes se escucharon cuando saltaron desde un avión militar dos cabos de la Patrulla Acrobática de Paracaidismo del Ejército del Aire (PAPEA), que portaban una gran bandera española que ha sido izada en un mástil situada en el centro de la plaza.