El rey Felipe VI llama a los militares a no caer en el desaliento frente al terrorismo

La Casa Real, uno de los factores que ha contribuido a mejorar la imagen de España

En su tradicional discurso castrense de la Pascua Militar, ha subrayado que "quienes en cualquier lugar atacan nuestros derechos y libertades se deben encontrar con una reacción valiente y decidida de unidad".

El Rey Felipe VI ha animado este miércoles a las Fuerzas Armadas y la Guardia Civil a "encontrar una reacción valiente y decidida" frente a las "agresiones" y la "embestida brutal" del terrorismo porque "garantizar la libertad y los derechos de los ciudadanos es una exigencia y una responsabilidad de nuestro Estado de Derecho".

 

"Hemos vivido momentos duros, algunos de ellos de trágicas consecuencias, como la agresión, la embestida brutal, del terrorismo, que ha llevado la muerte a tantas ciudades, calles y plazas del mundo, y ha golpeado cruelmente, de una manera ruin y cobarde", ha lamentado Don Felipe, quien ha estado acompañado de la Reina Letizia.

 

Pero "frente a estas agresiones", ha añadido, "no cabe el desaliento", sino que, al contrario, "quienes en cualquier lugar atacan nuestros derechos y libertades se deben encontrar con una reacción valiente y decidida de unidad y firmeza en la defensa de nuestro modelo de convivencia".

 

"Una defensa basada en nuestra fe en los irrenunciables valores democráticos que abrazamos convencidos y con la determinación y el coraje por defenderlos. Porque garantizar la libertad y los derechos de los ciudadanos es una exigencia y una responsabilidad de nuestro Estado de Derecho", ha subrayado.

 

SIN MENCIONES A LA SITUACIÓN POLÍTICA

 

El monarca ha pronunciado estas palabras durante su discurso en la tradicional Pascua Militar, acto en el que también han estado presentes el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy; y los ministros de Defensa e Interior en funciones, Pedro Morenés y Jorge Fernández Díaz, respectivamente, así como toda la cúpula militar y de la Guardia Civil.

 

Don Felipe ha pronunciado un discurso de contenido puramente castrense y dirigido a las Fuerzas Armadas, por lo que no ha hecho ninguna alusión directa a la situación política de España, donde tras las elecciones generales del pasado 20 de diciembre aún está por definir el futuro Gobierno. De hecho, no han comenzado ni siquiera los contactos del Rey con las distintas fuerzas políticas de cara a la investidura del nuevo presidente.

 

Con uniforme de gala del Ejército de Tierra, el Rey ha recordado a los caídos y también a los militares y guardias civiles que están desplegados en misiones internacionales porque "con su labor están dando un ejemplo extraordinario de patriotismo, de solidaridad y de compromiso con la paz y seguridad de personas que les necesitan".

 

Don Felipe, que ha finalizado su discurso con el tradicional "viva España", ha recordado el gran número de operaciones en el exterior en las que participa actualmente España y la colaboración de nuestro país con los aliados en los distintos escenarios en los que los países cooperan para "garantizar la paz y la estabilidad internacionales".

 

TRABAJO EFICAZ EN AFGANISTÁN

 

De todas las misiones, el monarca ha hecho especial mención a la de Afganistán, que finalizó el pasado mes de octubre "después de 14 años de duro y abnegado trabajo dedicado a pacificar y reconstruir ese país junto a los aliados", trabajo que, a su juicio, "se ha podido desarrollar eficazmente" gracias a la "constante exigencia y compromiso de mejorar" de los Ejércitos.

 

Para Felipe VI, todas las colaboraciones militares con los aliados y el "magnífico trabajo realizado por la institución militar confirman una vez más a España como una Nación con vocación y capacidad de liderazgo, como un socio responsable, fiable y leal con los compromisos internacionales asumidos".

 

En este sentido, ha subrayado el "gran esfuerzo" realizado por "adaptar las Fuerzas Armadas a los diferentes escenarios estratégicos que se hallan en constante evolución y en los que los riesgos son cada vez más complejos".

 

Por eso, ha ensalzado la "perseverancia" del Ministerio de Defensa y de la cúpula militar para "adecuar las disponibilidades presupuestarias a las necesidades de las unidades para el cumplimiento de sus misiones y para el mejor servicio a España".

 

LA REINA CONVERSA CON RAJOY

 

Los actos por la tradicional Pascua Militar han comenzado pasados pocos minutos de las 12.00 horas en el Patio de Armas del Palacio Real de Madrid. A la llegada de los Reyes se ha escuchado el himno nacional y, a continuación, Don Felipe ha pasado revista a una formación de la Guardia Real. Mientras, se ha podido ver a la Reina caminar hacia la entrada al Palacio conversando con el presidente del Gobierno.

 

En el salón del trono, el Rey ha hecho entrega de condecoraciones militares y después el jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), almirante Fernando García Sánchez, ha hecho entrega al monarca de la Bengala, distintivo del mando supremo de los Ejércitos, rango que le corresponde a Don Felipe y que es inherente a la condición de Rey.

 

La Bengala que se le ha entregado a Felipe VI contiene la simbología propia de la Corona y los Ejércitos de España: en la empuñadura, los escudos del Ejército de Tierra, de la Armada y del Ejército del Aire, de los que es capitán general, junto con las divisas de este empleo militar; y en la contera, los escudos que figuran en las armas del monarca, junto con su cifra (F VI) y la fecha de su proclamación (19 de junio de 2014).

 

La pieza ha sido elaborada artesanalmente, en madera de cerezo y plata dorada, por el orfebre 'Prieto Olite Joyeros', de León.