El retraso en los pagos del Fogasa moviliza a UGT y CCOO en Salamanca

(Foto: I. Calle)

Entre 2008 y 2013 el número de expedientes gestionados en Castilla y León ha crecido un 345%, el número de empresas un 503% y un 319% el número de trabajadores.

Comisiones Obreras y UGT se concentrarán este jueves, 13 de febrero, ante las unidades administrativas del Fondo de Garantía Salarial (Fogasa) en las provincias de Salamanca, Segovia, Valladolid y Zamora, donde se ha detectado un "retraso inadmisible" en el pago de las prestaciones a los trabajadores.

  

Según informaron a Europa Press fuentes de las dos organizaciones sindicales, se entregará ante las sedes del Fogasa de todas las provincias de la Comunidad un escrito conjunto en el que se reclama el pago de las prestaciones a los trabajadores y la concreción de una solución "global y definitiva" que sea lleve al Fogasa "a unos niveles de gestión, calidad del servicio a la ciudadanía y condiciones laborales de su plantilla mínimamente satisfactorios".

  

Tras recordar que el Fogasa tiene como misión el abono a los trabajadores por cuenta ajena de parte de los créditos salariales e indemnizaciones pendientes de pago derivados de una declaración de insolvencia o concurso de acreedores, las mismas fuentes han reconocido que ha desempeñado sus funciones "con un alto grado de eficacia" desde su creación con los recursos humanos y técnicos aunque la situación cambió "de manera radical" a partir del año 2008.

  

Fue entonces cuando, con el inicio de la crisis económica, se multiplicó el número de expedientes que gestiona este organismo, lo que provocó el retraso del abono de los salarios e indemnizaciones a los trabajadores; de este modo, entre 2008 y 2013 el número de expedientes gestionados en Castilla y León ha crecido un 345 por ciento, el número de empresas un 503 por ciento y un 319 por ciento el número de trabajadores.

  

"Este retraso en los pagos a los trabajadores hace que la crisis se cebe dos veces sobre el mismo colectivo: la primera por la falta de solvencia de las empresas y la segunda por el retraso desmesurado en el abono de lo adeudado por parte del Ministerio de Empleo, por lo que la situación de muchos trabajadores es trágica e insostenible".

  

A su juicio, el Fogasa no responde a la finalidad para la que fue sido creado y el hecho de que el Ministerio no resuelva el problema así com la externalización de la gestión del servicio a la empresa Tragsatec "todavía ha agravado más la situación" ya que sus trabajadores "no gestionan los expedientes, no dan información y no se les da formación alguna para ello, sin que exista ninguna actuación que permita normalizar el cobro de la prestación a favor de los solicitantes".