El retraso en la siembra provoca un descenso de la producción

Remolacha. Las abundantes precipitaciones causan una demora en la sementera de esta campaña, lo que desembocará en una bajada tanto del rendimiento por hectárea como de la superficie sembrada
CHEMA DÍEZ

Los productores de remolacha de la provincia de Salamanca verán disminuida tanto la producción como la superficie sembrada de remolacha debido al retraso acumulado como consecuencia de las abundantes lluvias de los últimos meses.

Por tanto, el sector preveía para esta campaña aumentar entre un 10 y un 15 por ciento la producción de remolacha como adicional, cifra que se quedará en un 5 por ciento por el motivo anterior.

Además, este retraso también influye en la calidad y en la cantidad del cultivo, que será menor que la pasada campaña porque cuanto más tarde se siembre el cultivo azucarero peor será la calidad, aspecto que está probado con numerosos estudios. Así, y después de la situación por la que atraviesa el sector, las condiciones meteorológicas tampoco acompañan para paliar esta catástrofe, mientras que aún queda por sembrar en torno a un 30 o un 35 por ciento de remolacha en la provincia de Salamanca.

Hay que recordar que la pasada campaña de recogida de este cultivo fue muy dramática por el retraso acumulado que provocó incluso el cierre de la fábrica zamorana de Toro durante algo más de un mes hasta que la meteorología permitió a los agricultores recogerla de la tierra, anteriormente encharcada.

En cuando al precio, la remolacha ronda los 40 euros por cada tonelada, ayudas incluidas, lo que permite a los productores obtener una mayor rentabilidad y favorecer a la siembra de este cultivo que sufrió una gran reestructuración hace unos años, cuando el 50 por ciento de los productores tuvo que abandonar esta actividad.

Producción
Por otro lado, en lo que se refiere a la producción final de remolacha, en la mayoría de los casos se elevó hasta las 90 toneladas o más por hectárea, siendo una de las campañas más prolíficas.

Por último, destacar que el Plan 2014 de la remolacha premiará a los agricultores más competitivos y a los que mejor rendimiento obtengan así como dejar la opción para aumentar la producción de remolacha adicional y para la exportación, con un 10 por ciento más. Pero pese a estas dificultades, el sector de la remolacha es uno de los mejor posicionados para alcanzar la tan ansiada rentabilidad.