El retraso en la siembra de remolacha daña la calidad del cultivo y su desarrollo

Causas. Las precipitaciones de los últimos días provocan que los agricultores vean retrasada entre 10 y 12 días la sementera tal y como ocurrió en 2010
CHEMA DÍEZ
Las lluvias que han recibido los terrenos de la provincia durante los últimos días dañan la calidad de la remolacha y su desarrollo normal, debido al retraso acumulado, al tener que realizar las labores en terreno húmedo en lugar de en seco.

Este contratiempo también se produjo en la sementera del pasado año, con un retraso mayor aún que el actual, que ronda los 10 o 12 días, y que dejan un panorama no muy alentador en la provincia. Tal es así que a estas alturas del presente mes de marzo, la superficie dedicada a este cultivo de regadío debería estar ya completada para que el desarrollo de la planta fuera el correcto. No obstante, tan solo existen pequeñas parcelas sembradas en todo el territorio provincial.

De este modo, la superficie destinada a este cultivo será similar a la del año pasado, aunque la cifra puede aumentar en función de la cuota adicional destinada a los profesionales salmantinos porque la remolacha aún sigue siendo un cultivo rentable y apetecible para el sector aunque el cobro completo tarde en ejecutarse casi un año. Además, el sector está pendiente en la actualidad de la Política Agraria Comunitaria (PAC) y el apoyo que puede recibir este sector de cara al futuro próximo. Asimismo, son muchos los profesionales que señalan que se trata de unos años de transición que hay que pasar para que la remolacha vuelva a ser un cultivo igual de fuerte que antes.

Por su parte, La Alianza por la Unidad del Campo, conformada por COAG y UPA, informó de que la Azucarera de La Bañeza (León) cerrará su campaña el próximo miércoles 23 de marzo. La Bañeza inició la campaña el 9 de noviembre de 2010, si bien se vio obligada a cerrar temporalmente entre 11 de enero y el 9 de febrero.

Inicio de la campaña de riego
A este hecho también hay que sumarle el adelanto de la campaña de riego para el año 2011, con dos semanas de antelación debido al acuerdo conseguido con la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD).

Por tanto, en canales de riego como el de Villoria, los regantes de la zona tienen ya a su disposición el agua para cuando deseen utilizarla, aunque las últimas lluvias pueden aplazar el inicio práctico de una campaña más.

Por su parte, en Babilafuente parecen haber olvidado los problemas sufridos desde hace más de cuatro años, con continuos problemas en los tubos, paralizando la actividad de los profesionales.