El responsable del accidente de Oliva de Mérida conducía ebrio

En septiembre. Los análisis revelan que el joven, cuyo coche invadió el carril contrario y chocó contra otro, duplicó la tasa de alcohol.
E. G.

El conductor de uno de los turismos implicados en un grave accidente mortal ocurrido el 11 de septiembre en la EX-336, a la salida de Oliva de Mérida (Badajoz), en el que fallecieron siete personas –entre ellas, María del Mar Sancho Matilla, de 40 años y natural de Pedraza de Alba, aunque residía desde hace 20 años en la localidad pacense de Palomas– duplicaba la tasa de alcohol en sangre, según revelaron las pruebas toxicológicas a las que tuvo acceso el periódico extremeño Hoy.

Según señala este diario en su edición de ayer, las pruebas toxicológicas realizadas por el Instituto Anatómico Forense de Madrid revelan que el conductor de uno de los vehículos siniestrados, de 25 años y de iniciales J. C. B., dio una tasa de alcohol de 1,08 gramos por litro de sangre, una tasa que duplica a la establecida como límite en la legislación vigente, 0,5 gramos en sangre.

La causa del accidente, ocurrido poco antes de las 6.30 horas del citado día, se produjo al invadir un turismo BMW, ocupado por unos jóvenes –conducido por J. C. B.– el carril contrario. Los cuatro ocupantes de este turismo fallecieron. Se trata de dos hermanos, A. C. B., de 20 años y el conductor J. C. B., que trabajaban en el campo, y dos primas de 18 años, P. G. C. y M. N. G. P., ambas estudiantes. Todos ellos procedían de celebrar las fiestas de La Zarza. Fue en un tramo ascendente cuando, por causas que se desconocen, invadió el carril contrario por el interior de la única curva que hay entre Oliva de Mérida y Villagonzalo. En ese momento, circulaba por el carril contrario un turismo Citroën C5, conducido por el marido de la fallecida salmantina, Matías Béjar Osorio, de 48 años, que también falleció y uno de los tres hijos de ambos, Santiago Béjar Sancho, de 14 años, que resultó herido grave. Con ellos viajaba un familiar, Benigno Delgado Blanco, de 48 años y que también perdió la vida.

Según confirmó a TRIBUNA el día del accidente el alcalde de Palomas, Francisco Ginés, María del Mar viajaba junto a su familia en dirección Salamanca a recoger a su madre para que pasara unos días en el municipio pacense donde residía. Detrás de este coche viajaban la esposa de Benigno, un hijo de 20 años y su novia, que fueron testigos del siniestro y tuvieron que ser atendidos por una crisis de ansiedad.

La Delegación del Gobierno en Extremadura aseguró que el exceso de velocidad del BMW era la primera hipótesis que se barajaba como causa del accidente mortal.