El respiro, también nocturno

Piso de respiro familiar (Foto:F.Rivas)

Familiares y usuarios del hospital podrán también pernoctar en el piso de descanso de la Diputación, hasta ahora solo era posible hacer uso de él durante el día.

 

El piso de respiro familiar de la Diputación de Salamanca, que hasta el momento solo se podía utilizar en horario diurno, acogerá a partir del 1 de mayo también pernoctaciones de familiares de personas ingresadas en el Complejo Hospitalario de la ciudad.

 

Estas dependencias, ubicadas en el Paseo de San Vicente, abrieron sus puertas en 2010 para dar servicio gratuito a acompañantes de pacientes del hospital, quienes desde entonces han podido utilizar este lugar para descansar un rato durante el día o usar la zona de baños y duchas, el comedor o las lavadoras, entre otros recursos.

 

Hasta el momento, también lo han utilizado madres de recién nacidos ingresados, que tenían que acudir cada poco tiempo al hospital para la lactancia, o personas que han ido al hospital para recibir tratamientos y que antes de viajar de regreso a casa han necesitado descansar.

 

No obstante, todos los usuarios tenían que abandonar las dependencias antes de llegar la noche porque cerraba sus puertas, al no contar con servicio las 24 horas, una problemática que se le ha puesto fin sin gasto añadido alguno para la Diputación, puesto que serán las Hermanitas de la Caridad quienes también ofrezcan de noche su apoyo a las familias.

 

Así lo han señalado los diputados provinciales José María Sánchez y Eva Picado, quienes han dicho que, en principio, serán ocho las camas disponibles por la noche, una cifra que se podría doblar en el caso de ser necesario.

 

En 2014, este piso de 15 plazas durante el día registró 219 usuarios con enero, octubre y diciembre como los meses con más demanda. Respecto a la procedencia de los beneficiarios, 32 de ellos han sido de Salamanca, 99 de otras provincias de Castilla y León, 49 de otras comunidades y dos procedentes de Argentina y Emiratos Árabes.

 

Respecto al promedio de estancia, según los datos aportados por José María Sánchez, algunos visitaron el piso tan solo en una jornada durante el pasado año y el máximo lo alcanzó una persona que llegó a 107 días de presencia en estas dependencias.