El refuerzo en quirófanos logra descontar 205 operaciones de la lista de espera

Los tres facultativos con los que Sacyl reforzó el complejo hospitalario han desatascado muchas operaciones. Su trabajo casi ha finalizado y ahora Sanidad espera a tener los datos para decidir la continuidad del plan de choque contra las listas de espera.

El plan de mejora de las listas de espera puesto en marcha el pasado mes de junio por Sacyl ya ha tenido algunos resultados. El complejo asistencial de Salamanca experimentó entre marzo y septiembre una importante reducción de los afectados por las listas de espera, y eso ha sido en parte gracias a la actividad del servicio de Cirugía General. El elenco de facultativos ha podido mejorar el ritmo de operaciones gracias a la incorporación de más personal dentro del plan contra las listas de espera.

 

Según el Jefe de Servicio de Cirugía General y del Aparato Digestivo, Luis Muñoz Bellvís, los tres cirujanos adicionales que contrató Sacyl para el complejo salmantino han conseguido sacar adelante 205 operaciones, que son las contabilizadas hasta día de ayer. Su trabajo se ha desarrollado en jornadas de mañana o de tarde y, desde que empezaron a trabajar en Salamanca, durante junio, han permitido desatascar la lista de espera quirúrgica. Hay que recordar que este servicio hace unas 3.500 cirugías programadas al año, con lo que la aportación de los tres cirujanos contratados para frenar el aumento de las listas de espera ha sido importante.

 

        El consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado.

 

El consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, anunció el pasado mes de abril la puesta en marcha de un plan de choque que frenara el creciente número de pacientes que tenían pendientes operaciones y pruebas diagnósticas. En marzo pasado eran, según los datos de la consejería, 4.631 los usuarios en espera en Salamanca. Para atajar esta situación se analizaron las necesidades de cada complejo asistencial para invertir casi tres millones de euros con la contratación de 146 profesionales; a ello había que sumar otras medidas como la concertación de intervenciones y pruebas con centros privados.

 

En el caso de Salamanca, se contrató a 31 personas en total por algo más de 718.000 euros; en el grupo se incluían tres cirujanos, tres anestesistas, ocho médicos de distintas especialidades, once enfermeros, cinco auxiliares y un celador. Además, se concertaron 182 actuaciones, bien operaciones, bien pruebas diagnósticas. Ahora, la cifra de pacientes en la lista de espera en Salamanca es de 4.026, sensiblemente inferior tras años de constante aumento.

 

Sin embargo, los tres cirujanos prácticamente han finalizado su tarea y se desconoce si el programa, y por ende su presencia en el centro, va a tener continuidad. Fuentes de la Consejería de Sanidad aseguran que ahora se tiene que analizar el resultado del plan y que no hay una decisión tomada sobre una segunda fase. Desde el servicio de cirugía, muestran su satisfacción por el buen trabajo realizado con estos tres cirujanos de refuerzo y, lógicamente,, su permanencia serviría para reducir aún más la lista de espera, que es el objetivo que busca Sacyl.