El Real Madrid sucumbe ante un gran portero y el gol de Llorente

PORTENTOSO IRAIZOZ. El guardameta del Athletic detuvo infinidad de disparos, sobre todo de Benzema y Ronaldo. MADRUGADOR. El delantero adelantó a su equipo en una jugada ensayada
EFE

El ariete abrió el marcador como el Athletic deseaba, pronto y en una jugada de estrategia. Y fue el que mantuvo las esperanzas ofensivas de un equipo totalmente volcado en mantener la ventaja conseguida.

Lo del portero fue punto y aparte. Probablemente Iraizoz se ganara ayer de manera definitiva la confianza y el cariño de San Mamés, donde primero frenó a Karin Benzema y después a un Cristiano Ronaldo que tiene aún pendiente saber que es un partido en La Catedral. Pero al portugués nadie pude decirle que, en lo futbolístico, no diese la cara. Se hartó de chutar y chutar, pero ayer el meta local estaba tocado por los dioses. También insistió lo suyo Benzema, pero con el mismo resultado. Así, el Madrid sabe que esta jornada no será líder y el Athletic no solo disfruta de una victoria que llevaba un lustro esperando, sino que además se ilusiona con los puestos europeos.

El partido comenzó a mil por hora, la velocidad a la que le puso Llorente con su carrera al primer balón largo de su equipo. De él se derivaron los dos primeros minutos de juego pletóricos del Athletic y definitivos para la derrota del Real Madrid.