El Real Madrid remonta en un elogio a la locura en el Buesa Arena

El equipo blanco, más líder después de vencer al Baskonia en un encuentro en el que logró remontar 16 puntos. 

El duelo de los dos equipos más en forma de la Liga Endesa resultó ser el mejor partido de la temporada, con un Caja Laboral inconmensurable desde la línea de tres y un Real Madrid que rompió todas las barreras para acabar remontando 16 puntos (92-100) para afianzarse en la primera plaza, con tres triunfos de ventaja sobre los vascos, tras el festival vivido sobre la pintura del Buesa Arena en la vigésimo cuarta jornada del campeonato.  

 

El Caja Laboral saltó al parqué con las ideas bien definidas. No dieron lugar a los despistes mostrados en Euroliga frente al Besiktas. El rendimiento irregular podría costar el partido frente a un equipo como el Madrid, con una racha imparable en la competición doméstica, que buscaba sentenciar su condición de líder. Se personaría entonces en el 'play-off' con la ventaja de la cancha.

 

Ese fue el mensaje de Zan Tabak; esa fue la respuesta de su equipo. En el primer cuarto, bajo la dirección de un impoluto 'Chapu' Nocioni --sólo frenado por sus faltas personales-- firmaron un parcial de 13-5. Las vertiginosas transiciones blancas no daban sus frutos. Sólo Llull y un eterno y certero Felipe Reyes mantuvieron a los blancos en el partido (21-18). Ellos y el acierto desde la línea de tiros libres. De los 18 puntos que anotaron en el primer periodo, la mitad fueron desde la línea de personal.

 

El encendido Fernando Buesa Arena parecía alterar a los blancos. Ambos conjuntos venían de disputar competición continental, por lo que no se trató de una desventaja física. La desventaja estuvo en la inspiración. En el segundo cuarto, le llegó a San Emeterio y Nemanja Bjelica. Se catapultaron en anotación aprovechando las fisuras defensivas del club madrileño, como recriminaba Pablo Laso desde el banco.

 

Los de Vitoria veían la canasta como un aro enorme. Apenas erraron en sus lanzamientos (65% en tiros de dos, 70% en triples y 100% en tiros libres). Así fue como Carroll se metió en un duelo directo con los dos jugadores más en forma del partido. Se fue hasta los 15 puntos con su acierto desde la línea de tres. Respondería el cántabro San Emeterio con 7 puntos consecutivos. El Madrid aparecía y se evaporaba. La contundencia ofensiva local les hacía ver doble. Más aun tras un triple imposible de Bjelica que cerró el segundo cuarto con la máxima ventaja (52-39).

 

Los vaivenes de los hombres de Pablo laso quedarían más patentes en el tercer cuarto. Aparecieron de nuevo de la mano de Rudy Fernández. El alero colocó él solo un parcial de 0-7 en los primeros treinta segundos (52-47). Sin embargo, el Madrid volvería a desaparecer. Nocioni y Heurtel avisaron antes de la llegada del ala-pívot Milko Bjelica. Colocó dos triples consecutivos para firmar su mejor actuación de la temporada. Con 11 de 15 en triples, los vitorianos estaban desatados. Colocaron la máxima ventaja en el marcador en 16 puntos (70-54) a falta de tres minutos.

 

Y entonces llegó Rudy

 

Todo parecía perdido cuando apareció de nuevo Rudy Fernández, que sumó 19 puntos en los terceros diez minutos. Los capitalinos, en tres minutos, deshicieron los 16 puntos de ventaja para dejarlos en 4 (63-71). Mientras, el Caja Laboral intentaba recordar su monólogo. Lo siguieron intentando también en el último cuarto, cuando el parcial se agravó hasta quedar 6-26. Con ese balance, el Madrid se colocó por delante (80-76), dando la vuelta a la enorme desventaja con la que partían.

 

Heurtel se empeñó en embellecer aun más un espectáculo de locos. Colocó el empate a 82 desde la línea de tres. Respondió Mirotic, también de tres. Volvería el base francés Heurtel desde el perímetro. Llull se sumó a la fiesta desde la línea de 6,75 (85-88). Cuatro triples consecutivos en honor a la fiesta del baloncesto. Mientras tanto, los entrenadores se desgañitaban desde la banda, viendo que el talento, imprevisible, decidiría el choque.

 

El acierto se volvió de cara al líder. Dejó a los de Zan Tabak, que empeoraron sus porcentajes. Con el Madrid en éxtasis, en trance, en un estado indescriptible en el que ningún lanzamiento era malo, el marcador comenzó a abrirse. Mirotic, MVP de la semana en Euroliga, sumó 11 puntos, los dos últimos (92-96) frente a San Emeterio, que se desquició viendo cómo en los 20 segundos finales no le señalaban falta personal. Los árbitros señalaron técnica. Carroll (25 puntos) anotó los cuatro tiros libres que se le acumularon para cerrar el partido (92-100).  

 

CAJA LABORAL: Nocioni (17), Milko Bjelica (13), Heurtel (7), Pleiss (5), Causeur (7) --cinco inicial-- Cook (1), San Emeterio (19), Jelínek (4), Nemanja Bjelica (19).

 

REAL MADRID: Suárez (-), Sergio Llull (12), Rudy Fernández (21), Slaughter (4), Hettsheimeir (-)-- cinco inicial-- Draper (2), Sergio Rodríguez (8), Reyes (11), Mirotic (11), Carroll (25) y Begic (6).

 

ÁRBITROS. José Ramón García Ortiz, Lluís Guirao, Carlos Peruga. Eliminado Milko Bjelica y Nocioni por cinco faltas personales.

 

PABELLÓN: Buesa Arena.