El Real Madrid da portazo a las dudas

Llull pelea un balón en la Euroliga

Bourossis dirige un gran triunfo ante el Efes y los blancos acceden al 'Top 16' como líderes.

FICHA TÉCNICA.


REAL MADRID: Llull (6), Rudy Fernández (17), Maciulis (-), Nocioni (4) y Bourousis (19) --cinco inicial--; Rivers (10), Ayón (10), Carroll (10), Campazzo (2), Reyes (12).

ANADOLU EFES: Lasme (6), Janning (10), Perperoglou (11), Draper (-) y Saric (11) --cinco inicial--; McGrath (2), Osman (4), Bjelica (9), Balbay (-), Korkmaz (7) y Kilicli (10).

--PARCIALES: 25-25, 22-18, 22-18 y 21-9.

--ÁRBITROS: Ryzhyk (UKR), Latisevs (LET) y Bissang (FRA). Sin eliminados.

--PABELLÓN: Barclaycard Center. 8.124 espectadores.

El Real Madrid dio un golpe sobre la mesa ante el Anadolu Efes Estambul en la última jornada de la fase de grupos de la Euroliga (90-70), un triunfo que sirve a los merengue para certificar el liderato y para cerrar el capítulo de dudas abierto tras las derrotas domésticas frente a Estudiantes y Bilbao Basket.

Le costó arrancar al equipo de Pablo Laso, vilependiado hace unos días por la pérdida del liderato en la ACB y por el meneo que recibió en el derbi ante el 'Estu'. Una cita en la que no sólo debían ganar, sino que tenían que buscar la redención a sus tropiezos más cercanos con buen gusto y mejor paladar. El exigente Palacio de los Deportes no esperaba menos.

Sin embargo, el buen comienzo del Anadolu --con Saric en grandes guarismos-- no dejó fluir todas las ganas de los madridistas, a excepción de Ioannis Bourousis, el mejor en todo el partido y el que dio licencia a los locales para no marcharse del choque y provocar los primeros pitos en la grada.

El griego fue quién igualó la contienda a los ocho minutos, pero los turcos --que darán mucho que hablar en el 'Top 16'-- no perdieron la cara al encuentro hasta el tercer acto. El equipo dirigido por Dusan Ivkovic estuvo con vida hasta antes del descanso, momento en el que el Real Madrid también cerró de un portazo su infelididad con el triple.

Las malas estadísticas desde la línea del 6,75 había dejado al Madrid de manos atadas. Una de sus principales virtudes resultaba la 'gran culpable' de que los blancos no hubieran estado más finos de cara al aro. KC Rivers, en el séptimo intento del equipo este jueves, acabó con el mal fario y puso a los suyos nuevamente en el camino.

De hecho, esa canasta --antes del minuto 30-- supuso el 44-39 que ya anunciaba un cambio de orden para el segundo asalto. Ahí murió el Efes, con Peperoglou sin más gasolina y con Rudy Fernández a un gran nivel. El balear, que ha ido de menos a más, firmó uno de sus mejores partidos esta campaña y eso lo notó un Real Madrid que sigue echando de menos al 'Chacho'.

Desde aquí hasta el final, los de Laso se gustaron ante un rival que quiso volver a apretar la contienda en el ecuador del último cuarto, con un Draper que volvía a casa pero que no pudo estar al nivel, al menos anotado.

El 69-61 fue un espejismo para los turcos, que terminaron hincando la rodilla ante un Real Madrid que concluye la fase de grupos como líder y que parece haber dejado a un lado los sinsabores generados en la Liga Endesa.