El Real Madrid convierte en trámite su pase a la final

Dos goles de penalti transformados por Cristiano Ronaldo antes del cuarto de hora de juego finiquitan cualquier esperanza de 'machada' del Atlético. 

 

FICHA DEL PARTIDO

 

ATLÉTICO DE MADRID: Aranzubia; Manquillo (Juanfran, min.46), Alderweireld, Miranda, Insua; Mario, Koke, Diego (Adrián, min.46), Sosa, C.Rodríguez y Raúl García (Koke, min.60).

 

REAL MADRID: Casillas; Carvajal, Varane, Ramos (Nacho,  min.46) Arbeloa; Xabi, Illarra, Modric (Casemiro, min. 66); Cristiano Ronaldo (Jesé, min.74) Bale e Isco.

 

GOLES 

   0-1, min 6, Cristiano Ronaldo, de penalti.

   0-2, min 15, Cristiano Ronaldo, de penalti.

 

ÁRBITRO: Undiano Mallenco (C.Navarro), mostró tarjeta amarilla a Miranda (min. 34) por parte del Atlético de Madrid y a Illarramendi (min. 35), Arbeloa (min.42) y Cristiano Ronaldo (min.43) por parte del Real Madrid.

 

ESTADIO: Vicente Calderón.

El Real Madrid se convirtió en el primer finalista de la Copa del Rey después de vencer (0-2) al Atlético de Madrid el partido de vuelta de las semifinales, disputado en el Vicente Calderón, y jugará la final del próximo 19 de abril ante el vencedor de la otra semifinal, -Real Sociedad o Barcelona-, la cual se resolverá este miércoles en Anoeta.

 

El conjunto blanco, además de pasar de ronda ganó el partido, alargando de esta manera su racha de imbatibilidad en el Calderon, donde perdió su último partido en junio de 1999. Una victoria que llegó, entre otras cosas, porque Simeone no creyó en la remontada. En la rueda de prensa previa al partido, el argentino solo apeló al trabajo. Nada de épicas. No entra en su credo de "partido a partido" y así lo plasmó en el campo.

 

El de Buenos Aires le entregó la pelota al Real Madrid desde el inicio. Si hubiera un manual escrito sobre cómo remontar, uno de los primeros capítulos trataría sobre la importancia de 'salir a por el rival'. Más cuando hay que remontar tres goles. Pero Simeone dispuso a su equipo en un 4-5-1 y no presionó la salida del balón. Precisamente una de las claves de la última victoria colchonera en el Bernabéu.

 

Siguiendo ese imaginario libro de remontadas, otro de los primeros temas a tratar sería el de minimizar errores. Pues ese tampoco lo cumplió el conjunto rojiblanco. En apenas 15 minutos, los dos laterales atléticos, Manquillo --Juanfran fue suplente-- e Insua, cometieron sendos penaltis sobre Cristiano Ronaldo y Gareth Bale. El portugués transformó los dos y finiquitó lo que que quedaba de eliminatoria.

 

Tras el 0-2, el Atlético de Madrid tardó en levantarse. Durante largas fases del partido, el equipo de Ancelotti recordó al Barça con largas posesiones de balón. El Madrid quiso dormir el partido y lo consiguió.  Y por momentos durmió hasta a su rival, haciéndole perder hasta el hambre y el orgullo que ha demostrado desde que llegó Simeone al conjunto atlético. Dos causas, junto a las inumerables que tiene futbolísticamente hablando el equipo atlético, que le ha llevado a estar donde está y a conquistar la Europa League, la Copa del Rey, la Supercopa de Europa y a coliderar la liga en la jornada 23.

 

Sin emoción en cuanto a la eliminatoria, el partido sirvió para que Ancelotti reservara a Sergio Ramos -apercibido de sanción en la segunda parte--, lo que unido a la no participación de Pepe, hará que el Madrid tenga a sus dos centrales titulares en la final. Por lo demás, Isco dejó gotas de su inacabable fuente de calidad, aunque sigue sin estar cómodo en la posición de 'falso nueve' y Varane disfrutó de su primer partido completo desde el mes de octubre.

 

Más allá del fútbol, la mala noticia se produjo al filo del descanso. Tras una acción fortuita entre Cristiano Ronaldo y Manquillo, el canterano atlético se produjo un esguince cervical. Además, al portugués le cayó un mechero que le impactó en la cabeza. El de Madeira siguió jugando, pero la acción afeó una eliminatoria que habia sido intensa pero donde todo se había quedado en el campo.

 

Si desde el 0-2 al descanso el partido se enfrió, lo sucedido tras el descanso pudo simplemente haberse evitado. 45 minutos insustanciales de fútbol que cerraron una eliminatoria que va a dejar al Madrid en la final y con superioridad moral sobre su rival de la capital. Un dato importante éste, ya que en poco menos de un mes -el 2 de marzo- madridistas y atléticos vuelven a verse las caras en el mismo escenario, con parte de la Liga en juego.

Noticias relacionadas