El Rally de España de Clásicos, desde los ojos de los alumnos de la UCAV

Miembros del UCAV Racing Engineering revisando el coche

Nicolás Arribas Ayuso, alumno del Grado en Ingeniería Mecánica+ Diploma Universitario de Experto en Ingeniería de Competición de la UCAV, nos hace una crónica de cómo han vivido esta experiencia, de la que considera que "todos los miembros del UCAV Racing Engineering hemos aprendido mucho".

Crónica Rally de España por los alumnos de la UCAV

 


Nicolás Arribas Ayuso

 

Han sido dos días muy intensos, en los que hemos trabajado muy duro para conseguir sacar adelante este equipo del UCAV Racing Team. Creo que todos los componentes del equipo hemos aprendido mucho.


Antes de nada me gustaría agradecer a Alberto San Segundo y Eva Navas (piloto y copiloto), los cuales nos han ayudado muchísimo, explicándonos y aconsejándonos sobre las sensaciones que tenían en carretera y como solucionarlas o donde buscar, no solo limitándose a informarnos.


También dar las gracias a los integrantes de FMC (Roberto e Ismael) se encargaron de prepararlo todo y nos dejaron todo el material necesario para realizar las asistencias al coche y las reparaciones (aunque mínimas) pertinentes.


Me gustaría dar mi más sentido pésame a la familia del cámara fallecido que se desplazaba para cubrir el rally, concretamente a nosotros por ser de Ávila. Lo siento mucho.


Dicho esto, me presento, soy Nicolás Arribas, mi labor en el rally fue dirigir las asistencias y controlar que todo saliera bien.


La primera tarea que realizamos fue pasar las verificaciones administrativas, llevamos todos los papeles que teníamos que presentar a la dirección del rally y nos los aceptaron. Tras esto realizamos las verificaciones técnicas, llevamos el coche a la zona de verificaciones para que los encargados comprobaran que todas las especificaciones técnicas del coche cumplen con sus homologaciones.

 


Una vez realizadas las verificaciones, el coche va al parque cerrado hasta que se da la salida oficial, tras esto pasa por la asistencia para una puesta a punto, revisar la presión, apriete de las ruedas, limpieza del parabrisas… Entonces comienza el Rally.
El primer día el Rally transcurrió por  los tramos de “Hoyo de Pinares”, “El Herradón”, “Arrebatacapas”. Durante ese día la asistencia más larga se realizó en La Cañada, por lo que tuvimos que desplazarnos hasta allí con todo el equipo para las reparaciones.
El segundo día los tramos que se recorrieron fueron: “Valdemaqueda”, “Las Lanchas” y “Cruz de Hierro”. En este caso todas las asistencias se realizaban en El Escorial , por lo tanto entre asistencia y asistencia, nos iban explicando labores que se realizarían en un World Rally Car, como por ejemplo tallar los neumáticos, preparar diferenciales…


En conclusión ha sido un gran rally, hemos conseguido acabar, no ha sucedido ningún problema grave y hemos aprendido mucho, ¿Qué más podemos pedir?