El pueblo echa a Mubarak

Renuncia. El presidente egipcio entrega el poder a las Fuerzas Armadas después de 30 años y los militares dicen que “no hay alternativa a la legitimidad del pueblo”.
AGENCIAS
Después de 18 días de protestas en su contra, finalmente el pueblo egipcio consiguió ayer que su presidente Hosni Mubarak dimita tras 30 años en el cargo. Mubarak cedió los poderes al Consejo Supremo del Ejército después de que el jueves anunciara su traspaso al vicepresidente, Omar Suleiman. Los próximos pasos que dará el Consejo Supremo del Ejército serán disolver el Gobierno y las dos cámaras del Parlamento egipcio y gobernar con el presidente del Constitucional.

La esperada noticia fue recibida con júbilo por los cientos de miles de manifestantes congregados, un día más, en la plaza Tahrir, quienes se mostraron confiados en que Egipto entra en una “nueva era” que vivirá un punto de inflexión con la convocatoria, este mismo año, de elecciones libres. “Durante estas circunstancias tan difíciles que está atravesando Egipto, el presidente Hosni Mubarak ha decidido dimitir del cargo de presidente de la República”. Así lo explicó su número dos en un escueto mensaje leído en la televisión estatal. Mubarak no se despidió del pueblo y fue Suleiman el encargado de hacer el anuncio a los 80 millones de egipcios, varios millones de los cuales se habían echado a las calles para pedir con más contundencia que hasta ahora su renuncia. Asimismo, encargó al Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas que “administre los asuntos del país”, precisó Suleiman en un mensaje de apenas medio minuto, para terminar su intervención con un “que Dios bendiga a todo el mundo”.

Las reacciones no se hicieron esperar. El opositor egipcio Mohamed El Baradei declaró que era el “mejor día” de su vida. Y el movimiento Hermanos Musulmanes destacó “el triunfo pacífico del pueblo”. De momento, el ministro de Defensa, Mohamed Hussein Tantawi –un histórico del régimen– fue nombrado jefe del Consejo Superior Militar que ha tomado el poder tras la dimisión de Mubarak. Dos horas después de la renuncia, los militares aseguraron en una comparecencia televisiva que “no hay alternativa a la legitimidad del pueblo”. El Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas declaró que pronto anunciará “los pasos y las medidas que se van a aplicar” para la fase de transición tras el traspaso de poder a los militares.

Por su parte, el Consejo Federal suizo decidió bloquear con efecto inmediato los posibles fondos que el presidente egipcio y su familia tengan en bancos suizos. Esta decisión tiene el objetivo de evitar “cualquier riesgo de que sean desviados bienes que pertenecen al pueblo egipcio”. El pulso con el Gobierno ha durado 18 días. Dieciocho jornadas que han escrito la historia en todo Cercano Oriente. Un líder autoritario de la vieja escuela se ha visto frente a una población que ha exigido sin descanso sus derechos.