El PSOE vigilará las tarifas de Salamaq porque teme que se subvencionen precios para evitar que sea un fracaso

El presidente de la Diputación, Javier Iglesias, y su vicepresidente en la presentación de la nueva feria.

El grupo socialista en la Diputación advierte que no se ha llevado nada de la nueva feria a los órganos de la institución y que habrá problemas de fechas "porque el tiempo se les ha echado encima" y faltan procesos administrativos obligatorios como aprobar los nuevos precios públicos.

"ENTERARSE EN UN PASILLO NO PARECE RAZONABLE"

El grupo socialista en la Diputación lamenta la poca transparencia de la Diputación en los trabajos para la nueva feria. De hecho, el equipo de Gobierno no hizo ninguna comunicación hasta la mañana del mismo miércoles, minutos antes de la rueda de prensa de Javier Iglesias. Y eso a pesar de que se han interesado varias veces por la cuestión desde que en enero se anunció la nueva feria, sin que haya habido apenas respuestas. 

 

"Enterarme en un pasillo no parece razonable", asegura Isidro Rodríguez, que se enteró al salir de una mesa de contratación por boca del vicepresidente; el equipo de Gobierno no ha dado ninguna información más sobre el logo o el nombre de la feria. No obstante, asume que el equipo de Javier Iglesias se ha comprometido a informarles.

El PSOE en la Diputación de Salamanca tendrá una actitud vigilante en el proceso para poner en marcha la nueva feria agropecuaria impuesta por Javier Iglesias, ya que teme que no se de cuenta a los órganos de gobierno, no se cumplan los trámites administrativos y que el equipo de Gobierno intente subvencionar los precios para evitar que sea una fracaso. Así lo ha asegurado el portavoz del grupo, Isidro Rodríguez, que ha reiterado que fue un error acabar con Agromaq, apartar a Cámara, Confaes y Cámara Agraria de la organización y prescindir de IFESA, la institución ferial que ha organizado el evento durante 30 años.

 

El grupo socialista considera que los plazos disponibles son muy escasos y que eso va a ser un problema, ya que faltan tres meses para el inicio de la nueva feria y, como ha tenido que admitir Javier Iglesias, quedan muchas cuestiones por aclarar. "Creemos que el tiempo se les ha echado encima y que va a haber problemas de plazos para llegar a tiempo", ha asegurado Rodríguez, que apunta que "el retraso es importante porque otras ferias del sector ya tienen adjudicados espacios".

 

El portavoz socialista ha puesto de manifiesto de nuevo lo que, en su opinión, es el origen del problema: el empeño en apartar a IFESA, y las organizaciones empresariales, de la organización y por acabar con la histórica Agromaq en favor de una feria nueva. "Siempre nos pareció un error sacar de la feria a las organizaciones empresariales, que son fundamentales en el sector y en la economía de la provincia. No lo entendimos nunca y menos ahora que por plazos vemos que la cosa puede salir mal", ha explicado. La Diputación lleva más de un año torpedeando el funcionamiento de IFESA para evitar que se encargara de la edición de 2014 de Agromaq, lo que suponía acabar con la feria de siempre. Para ello, llegó a forzar la aprobación de un acuerdo propuesto por la propia Diputación para quitar a la institución ferial el derecho a organizar la edición de este año.

 

Rodríguez también recuerda que la labor del equipo de Gobierno de Javier Iglesias no está siendo la más ortodoxa y que hay una serie de trámites obligatorios. Lamenta "que a estas alturas no se haya llevado nada a los órganos de Gobierno...", en referencia al hecho de que ninguna de las decisiones tomadas ha pasado por comisión alguna donde la oposición haya podido conocer el avance del proyecto.

 

EL PROBLEMA DE LOS PRECIOS PÚBLICOS

El portavoz socialista considera que la Diputación intentará, de alguna manera, acelerar los plazos y llevar la aprobación del nuevo decreto de precios públicos que hay que aplicar al próximo pleno. Sin este documento, es imposible empezar a cerrar contratos con las empresas para la próxima edición. Según el PSOE, la ordenanza con los nuevos precios públicos tiene que pasar por pleno y, después, someterse a un mes de exposición pública, lo que llevaría su aprobación, como pronto, hasta finales del mes de junio.

 

Desde el PSOE temen, además, que la Diputación tenga la tentación de subvencionar los precios que se establezcan, que oficialmente será similares a los de años anteriores, estableciendo ayudas para animar la asistencia y que no sea un fracaso.

Noticias relacionadas