El PSOE tilda de "muy negativo" el gobierno de Santa Marta en los dos últimos años

Así lo hicieron saber los concejales del PSOE en una rueda de prensa. Criticaron la negativa constante del Partido Popular a las enmiendas, ruegos y preguntas planteadas por el grupo socialista.

Nada de nada”. Con estas palabras resumió Javier Rodríguez las aportaciones realizadas por el gobierno popular en Santa Marta de Tormes en los últimos dos años.

 

“Ahora Santa Marta paga un 33% más de IBI que en 2011, cuando en Salamanca este incremento ha sido del 11%”, criticó el concejal socialista, que aprovechó para denunciar que el Ayuntamiento no ha ofrecido información sobre el destino de los 750.000 euros que dicen haber recaudado con este impuesto; un presupuesto que, según Carmen Cabrera debía haberse utilizado para políticas de creación de empleo.

 

Javier Rodríguez  también se quejó del descenso en la inversión pública: “Mientras que en 2011 el presupuesto era de 1.600.00 euros, en 2013 se ha reducido a sólo 10.000. Así es imposible mejorar la ciudad”. El grupo socialista insta a la corporación municipal a moverse para encontrar financiación.

 

El grupo socialista también ha criticado lo que, en palabras de Javier Rodríguez, es la “intolerancia y la prepotencia del Partido Popular, que entiende la mayoría absoluta como el medio para hacer lo que les da la gana”. Y puso como ejemplo el rechazo a las 63 enmiendas que presentó el PSOE “en dos minutos” o que Santa Marta sea la única ciudad del Alfoz sin un polígono industrial (especialmente importante cuando el número de parados ha aumentado desde 750 parados en 2007 hasta 1800 en 2013). El concejal se lamentó de la inexistencia de un servicio de protección civil en la localidad.

 

La también concejal Carmen Cabrera destacó la gran labor en materia de mociones que durante estos dos años ha llevado a cabo el PSOE, presentando hasta  37 de ellas, “gracias a ellas hemos dado contenido a los plenos”. También denunció que la mayoría hayan sido rechazadas por el grupo popular y que las votadas por mayoría o unanimidad “permanezca abandonadas en un cajón”. Entre estas mociones se encuentran medidas para crear empleo, la negativa a la reforma laboral, la prórroga del Plan Prepara, medidas para el aumento de la participación ciudadana, descenso del precio y modernización del transporte metropolitano, control de ingresos y gastos, medidas de defensa del pequeño comercio, anulación del IVA en el material escolar, uso de las instalaciones deportivas por parte de los institutos de secundaria, la negativa a los impuestos en la eliminación de los residuos del vertedero o en el campo de los embutidos ibéricos. Carmen Cabrera destacó la negativa del Partido Popular a las mociones relativas a asuntos de la mujer, la dependencia y el bienestar social.

 

El grupo socialista también destacó el envío de 107 preguntas y 23 ruegos, algunas de las cuales no han sido respondidas porque “el Ayuntamiento se exime de responsabilidad, usa respuestas evasivas”, según la concejal Teresa Prieto, que clasificó las preguntas en varios bloques: empleo, temas de vecindad  (plan contra incendios, vertidos, parques y jardines, arreglo de pasos de cebra), transporte metropolitano (arreglo de marquesinas, adquisición de nuevos vehículos), proyectos de interés social y cultural (desde el PSOE quieren saber en qué condiciones y cuál es el gasto de los convenios con empresas privadas para realizar estas actividades), relativas a la Escuela de Hostelería (que oferta cursos no reglados) y, por último, las relacionadas con gastos prescindibles (publicidad, regalos, premios, tal como destacó la concejal).

 

Por último, Florián Alonso denunció que “en estos dos años se han rematado obras faraónicas, pero hay otra más importantes, las que sólo se ven cuando fallan, que se han descuidado”. Puso como ejemplo el corte de 72 horas en el abastecimiento de agua, para que el no hay presupuestado “ni un euro” este año. Denunció que el PP también rechazó la propuesta para el abastecimiento del PSOE.