El PSOE solicita en las Cortes que las becas autonómicas sean un derecho

Alumnos Erasmus En La UPO

Aseguran que "en la última convocatoria de becas para estudios universitarios unos 1.356 estudiantes que cumplían todos los requisitos se quedaron sin beca por falta de presupuesto".

El PSOE ha presentado una Proposición no de Ley que será defendida por el Procurador socialista por Salamanca, Fernando Pablos, en la sesión del próximo Pleno de las Cortes de Castilla y León que se celebrará el miércoles que viene en la que se insta al gobierno regional a establecer y definir mediante normativa con rango de Ley el Sistema de becas y ayudas al estudio contemplado para las enseñanzas universitarias en el artículo 13.1 del Estatuto de Autonomía de Castilla y León, y para promover y garantizar la igualdad efectiva en el acceso y el seguimiento de los estudios universitarios oficiales, así como regular, en el marco de este sistema autonómico, el ejercicio del derecho de los estudiantes a participar en programas de becas y ayudas al estudio y a recibir cobertura en determinadas situaciones, reconocido en el Estatuto del Estudiante Universitario.

 

Algo que no está ocurriendo ahora. Los socialistas recuerdan que la insuficiente dotación presupuestaria condujo a un resultado altamente insatisfactorio, cuando no incomprensible e inaceptable socialmente, pues del total de los estudiantes que reunieron los requisitos académicos y económicos para obtener la ayuda solicitada en la última convocatoria de becas universitarias se quedó sin ella prácticamente la mitad, cerca de 1.400 estudiantes.  
 

Los socialistas consideran que se debe reconocer mediante esta legislación el derecho de las personas que cursan estudios oficiales en las Universidades públicas de Castilla y León a participar en programas de becas y ayudas al estudio, que se regirán por el principio general de que ningún estudiante haya de renunciar a sus estudios universitarios por razones económicas, y se inspirarán en los principios de equidad y eficacia, recibiendo la cobertura adecuada de acuerdo con los principios:  
 
 
El principio de rendimientos académicos equivalentes, por el que se garantiza la equidad en la valoración de los resultados de los estudiantes becarios y, por ello, no se podrá exigir una calificación media superior al cinco para la obtención de una beca para iniciar o proseguir las enseñanzas conducentes a la obtención de un título universitario oficial.
 

El principio de aprovechamiento académico proporcionado, por el que para la obtención de una beca se puede exigir la matriculación en un número mínimo de créditos, siempre que sea posible en los títulos de grado los equivalentes en su régimen de dedicación a un curso académico, y la superación en el curso previo de un porcentaje de créditos respecto del total matriculado, que oscilará entre el sesenta y el ochenta por ciento según la dificultad objetivamente acreditada de las titulaciones correspondientes.
 

El principio de adecuación económica, por el que los requisitos de renta y patrimonio que señale la convocatoria de becas y ayudas al estudio serán coherentes con las circunstancias socioeconómicas que atraviese la ciudadanía de la Comunidad Autónoma, buscando siempre garantizar los normales inicio y seguimiento por los estudiantes de las enseñanzas elegidas.
 

El principio de coherencia del sistema y de suficiencia presupuestaria, por el que todos los solicitantes que cumplan los requisitos económicos y, cuando proceda, académicos de la convocatoria obtendrán la beca o la ayuda correspondiente, sin que se les pueda denegar por la insuficiencia de la dotación presupuestaria inicial.
 

El principio de reparto e incompatibilidad, por el que no se podrá conceder becas o ayudas al estudio de la convocatoria autonómica a los solicitantes que hayan obtenido becas o ayudas al estudio en la resolución de la correspondiente convocatoria estatal del mismo curso académico. 

 

El principio de celeridad en la tramitación, por el que la Consejería con competencias en Educación resolverá los expedientes para la concesión de becas y ayudas al estudio a la mayor brevedad y con la máxima agilidad posible.

 

Fernando Pablos considera que esta iniciativa está sobradamente justificada “ante la necesidad de salvaguardar, promover y garantizar en el actual contexto normativo y socioeconómico el citado principio general de que ningún estudiante haya de renunciar a sus estudios universitarios por razones económicas”, por lo que lamentará que la propuesta no contará con el apoyo y el respaldo unánime de toda la Cámara autonómica.