El PSOE rechaza la supresión, fusión o agrupación de Ayuntamientos en los términos que plantea el PP

Para los socialistas la aplicación de esta medida en ningún caso puede suponer la reducción o supresión de los servicios públicos que actualmente prestan los municipios en el medio rural
El Grupo Socialista en la Diputación ha presentado una moción para que sea debatida y aprobada en el próximo Pleno en la que se rechaza la supresión, fusión o agrupación de Ayuntamientos en el territorio de la Comunidad, salvo las que voluntariamente inicien de iniciativa propia y voluntariamente los propios municipios, con arreglo a la legislación vigente. Los socialistas niegan igualmente la asfixia financiera de los Ayuntamientos como instrumento condicionante de estos procesos.

Para el PSOE la aplicación de medidas en el marco de este objetivo del Programa Nacional de Reformas 2012 en ningún caso puede suponer la reducción o supresión de los servicios públicos que actualmente prestan los municipios en el medio rural, ni afectar al principio democrático de participación de la ciudadanía rural en los asuntos públicos.

El éxito en términos de reducción del gasto público de las medidas que en esta materia se adopten depende en gran medida de la capacidad de las Administración General del Estado y de la Comunidad Autónoma para reducir la carga administrativa que ambas imponen a los Ayuntamientos y para ordenar de forma activa y eficiente los servicios de los funcionarios con habilitación de carácter estatal que prestan servicios en los Ayuntamientos.

Con 5.000 o menos habitantes Castilla y León tiene 2.189 municipios, el 97,4 % de los de la Comunidad y el 32,2 % del total de los de España del mismo tamaño, y en ellos reside el 35,0 de la población. Lo mismo que ocurre en la provincia de Salamanca, donde más del 95% de los municipios cuentan con menos de 5.000 habitantes.

En consecuencia, parece imprescindible que la primera institución de la provincia salmantina tome posición sobre este proyecto, acerca del que se están manifestando ya distintas instituciones y entidades de esta otras Comunidades Autónomas, tanto por el hecho de que en cualquier caso seremos la más afectada por esta decisión, dada la fragmentación de nuestro mapa local, como por que el éxito o fracaso de su aplicación en España depende de su concreción en Castilla y León.

A ello debe añadirse que las llamadas competencias impropias que ejercen los Ayuntamientos por encima de su techo competencial son en su mayoría de titularidad autonómica, de carácter social, y su implicación en la gestión de las mismas se deriva directamente del desarrollo de políticas sectoriales de las Comunidades Autónomas.