El PSOE quiere que el servicio 'Avisa' se preste directamente desde el Ayuntamiento

El grupo socialista ha propuesto que este servicio para comunicar deficiencias se preste directamente desde el Ayuntamiento y deje de concederse a una empresa. Esto ahorraría los 60.000 euros que cuesta.

El grupo municipal Socialista en el Ayuntamiento de Salamanca se ha opuesto en la comisión de Bienes y Contratación de hoy renovar la adjudicación a una empresa privada  del servicio telefónico ciudadano conocido como 'Avisa', orientado a solucionar las deficiencias que se produzcan en todos los servicios prestados por el Ayuntamiento en la vía pública en menos de 72 horas. El PSOE considera que el servicio se podría prestar con mayores garantías de calidad y eficiencia además de suponer un ahorro de dinero público a las arcas municipales cercano a los 60.000 euros que es la cuantía presupuestada para su licitación.

 

Para los socialistas el Ayuntamiento no tiene necesidad de continuar externalizando ni este ni otros servicios públicos municipales ya que cuenta con la capacidad, el personal cualificado, y el equipamiento en telecomunicaciones necesario para ello. De hecho ya está haciendo así en otro tipo de servicios similares de atención o información telefónica o denuncia ciudadana, por lo que asumir “Avisa” no supondría coste alguno para el Consistorio.

 

Además del importante ahorro económico, la asunción de este servicio por parte del Ayuntamiento supondría una mejora en su eficiencia y calidad puesto que se aumentaría la coordinación con los encargados del mantenimiento de las vías públicas y, por tanto, una mayor rapidez a la hora de dar solución a los problemas, las averías, los desperfectos o las reclamaciones.

 

De igual forma, en el pliego de cláusulas para la renovación de la concesión del servicio “Avisa” a una empresa privada se establecen limitaciones para la recepción de los avisos telefónicos por parte de los ciudadanos, estableciéndose un horario que va de lunes a viernes entre las ocho de la mañana y las siete de la tarde, y los sábados de nueve de la mañana a dos de la tarde, mientras que si fuera asumido por el propio Ayuntamiento la atención al ciudadano podría alcanzar las veinticuatro horas del día.

 

Argumentos todos ellos que vienen demostrados por el repaso que ha realizado el Grupo Municipal Socialista a servicios similares de este tipo en otros Ayuntamientos y en otras ciudades de España, incluso gobernadas por el PP, y que funcionan de manera excelente gracias a que su gestión y competencia ha sido asumida y es llevada a cabo por los propios Consistorios.

 

Por tanto, continuar con la externalización de este servicio, tal y como aboga el equipo de gobierno del PP, supone incidir en la política de privatizaciones de servicios públicos aplicada por el señor Mañueco desde su llegada a la alcaldía,  tal y como viene haciendo en otras prestaciones con competencia municipal de carácter social y asistencial. Una decisión que además de costosa e ineficaz como se demuestra con los argumentos antes expuestos, sólo se justifica desde el prisma de las políticas del despilfarro y la necesidad de mantener redes clientelares con la gestión de servicios municipales