El PSOE presentará su iniciativa anticorrupción y limita el diálogo con el PP al ámbito parlamentario

El PSOE presentará en las próximas horas su iniciativa parlamentaria contra la corrupción y limitará el diálogo con el PP al ámbito parlamentario, donde se podrá ver "hasta dónde quiere llegar cada partido" en la lucha contra esta lacra.

Según han informado fuentes de la dirección del PSOE, el Grupo Socialista está ultimando su propuesta, a la que invitan a sumarse al resto de grupos parlamentarios, entre ellos al partido del Gobierno.

A partir de ahí, señalan estas fuentes, las conversaciones serán las habituales cuando hay una iniciativa parlamentaria y se circunscribirán a este ámbito. Los partidos podrán presentar enmiendas, pero, recalcan, en ningún caso habrá un pacto o un acuerdo como el que creen que ha pretendido vender el PP para "tapar sus vergüenzas".

PRIMER ALMUERZO EN MONCLOA

El pasado mes de septiembre, el PP y el PSOE retomaron el debate sobre medidas de regeneración que se había aparcado en primavera. Las conversaciones se relanzaron con un almuerzo en Moncloa entre el secretario de Relaciones con las Cortes, José Luis Ayllón, y el portavoz del PSOE en el Congreso, Antonio Hernando, al que también asistió el portavoz del PP en la Cámara Baja, Alfonso Alonso.

Entonces, Gobierno y PSOE acordaron separar este asunto de la reforma electoral, tal y como pedían los socialistas, que dejaron clara su voluntad de llegar hasta "el final" en la aprobación de medidas de regeneración democrática, que se iban a vertebrar en torno a dos leyes: la de control económico y financiero de los partidos políticos y la ley del alto cargo.

Ahora, vista la "utilización" que, tal y como explicaba este lunes el secretario de Organización, César Luena, hacía el PP de estas negociaciones en medio de los últimos escándalos de corrupción que le afectan, han decidido presentar su propia iniciativa.

CONVERSACIONES DE SÁNCHEZ CON EL PARTIDO

Fuentes de la dirección socialista han asegurado que el anuncio por parte del PP de un acuerdo inminente generó "mucho malestar" en el partido. El propio secretario general, Pedro Sánchez, habló con "mucha gente" del PSOE para "explicar" y "desmentir" que fuera a cerrarse ningún pacto.

Según estas fuentes, Sánchez nunca tuvo en mente cerrar un pacto con el PP sobre este asunto, siendo éste "el partido de la corrupción". Su objetivo siempre ha sido, alegan, continuar haciendo de esta lucha "su caballo de batalla", tomando la iniciativa y con la intención de que "si el PP se quiere sumar, perfecto".

Y, después de los últimos escándalos, mantiene su voluntad de endurecer la lucha contra la corrupción, con el aviso al PP de que no va a ser "su salvavidas".