El PSOE presenta una alegación a la ordenanza contra las despedidas de soltero para 'salvar' a los músicos callejeros

Un músico actuando en el centro de Salamanca.

El grupo socialista ha presentado una alegación al nuevo texto de la ordenanza contra las despedidas de soltero y las fiestas sexuales. El objetivo es permitir las actuaciones de los músicos callejeros, comprometidas por la prohibición de utilizar instrumentos en la calle.

El grupo municipal socialista ha presentado una alegación a la nueva ordenanza de convivencia ciudadana, conocida por haber introducido artículos para frenar el turismo de borrachera, las despedidas de soltero y las bochornosas imágenes de las fiestas de contenido sexual. El motivo es que esta ordenanza prohíbe ir haciendo ruido con instrumentos musicales, lo que perjudica a los músicos calleros que hay en la ciudad y cuya actuación dista mucho de tener las molestas consecuencias de las reuniones para despedidas de soltero.

 

Hace semanas, cuando se trató por primera vez la introducción de nuevos artículos en la ordenanza de convivencia, el PSOE ya planteó el efecto que podría tener sobre los artistas callejeros. De hecho, planteó que la nueva normativa no debía resultar un obstáculo para el desarrollo de actuaciones musicales en la calle porque no era ese su objetivo. Y que no tendría ningún sentido que una ordenanza pensada para frenar las despedidas de soltero acabar con los músicos de calle.

 

El apartado f) del artículo 16.2 del Proyecto de Modificación de la Ordenanza Municipal para la Protección de la Convivencia Ciudadana, establece la prohibición para utilizar “cualquier aparato de amplificación y reproducción del sonido y/o de la imagen, así como megáfonos o elementos similares, salvo que formen parte de concentraciones u otras actuaciones expresamente autorizadas”. Incluye también que se prohíbe cualquier aparato de amplificación y reproducción del sonido (…)”, colocando ya no la actividad desarrollada en la vía pública, sino al elemento utilizado para ello como el motivo de la prohibición expresa.

 

Para el PSOE, establecer una prohibición concreta respecto al elemento que se utiliza para tocar música en la calle, significa poner en distinto plano a aquellos instrumentos que para la reproducción del sonido que producen precisan de un elemento de amplificación adicional, respecto a otros cuyo sonido se reproduce sin ello, como es el caso de las guitarras eléctricas.

 

El grupo socialista considera que no parece adecuado tomar como única referencia una cláusula genérica en torno al elemento amplificador o reproductor de sonido sin que se establezca un límite respecto al volumen medido en decibelios, referencia lógica que se utiliza para la emisión de sonidos. Parece más conveniente introducir una referencia al máximo de decibelios permitido para los instrumentos que necesariamente deban utilizarse con amplificador o similar para reproducir el sonido que emiten.

 

De este modo, no se establecería diferencia de prohibición o ausencia de la misma entre los instrumentos con amplificador y aquellos que no lo precisan, sino que el criterio objetivo sería el número de decibelios, cuyo nivel de referencia puede tomarse de los establecidos en la Ordenanza general de protección del Medio Ambiente contra la emisión de ruidos y vibraciones. Por eso, considera que el Ayuntamiento no debería poner en marcha regulaciones que puedan comprometer de hecho la expresión artística musical en nuestras calles.

 

Por eso, han presentado una alegación al texto en la que piden la modificación del artículo 16.2 del Proyecto de Modificación de la Ordenanza Municipal para la Protección de la Convivencia Ciudadana, en cuya nueva redacción piden se tenga en cuenta las cuestiones antes expuestas e introducir el nivel de decibelios como criterio para permitir o no el uso de aparatos de reproducción y amplificación.

Noticias relacionadas