El PSOE plantea que el recibo del IBI pueda ser objeto de ayudas sociales

El portavoz del grupo municipal socialista, José Luis Mateos.

Los socialistas quieren un impuesto más justo y progresivo y proponen que el recibo, de 304 euros de media, sea objeto de las ayudas sociales del Ayuntamiento. También plantean reducir el recibo en zonas urbanas más desfavorecidas.

El PSOE va a proponer al Ayuntamiento de Salamanca dar los pasos necesarios para introducir cambios en la normativa del IBI que permitan que este impuesto, el más importante de los municipales (más de 40 millones de recaudación al año) sea más justo y más progresivo. Para ello, va a someter a debate este viernes una moción para que se incluya el recibo del IBI como uno de los gastos subvencionables por las ayudas de emergencia que ya tiene el municipio, y también para que en el futuro se pueda reducir el gravamen y el importe del recibo para reducir el impuesto en zonas desfavorecidas.

 

El portavoz del PSOE, José Luis Mateos, ha presentado esta mañana una moción al pleno del próximo viernes para que el IBI sea más progresivo. El motivo es que es uno de los recibos más altos que se pagan al cabo del año en Salamanca, con una media de 304 euros, y que no ha dejado de subir; en 2006 era de unos 220 euros y se ha encarecido un 38% en los últimos diez años cuando el IPC solo ha subido un 15%.

 

Según Mateos, ni siquiera el modelo de impuestos a la carta, que permite el pago fraccionado de los recibos a lo largo de todo el año, consigue mitigar el efecto que tiene sobre las economías familiares. Por eso ha propuesto que sea subvencionable y que se cambie la normativa para que sea uno de los conceptos por los que una familia se puede acoger a las ayudas sociales del Ayuntamiento. La reducción de ingresos se paliaría dotando estas ayudas de más presupuesto.

 

Este sería un primer paso para hacer el IBI más justo y progresivo. Además, el PSOE ya ha propuesto reducir paulatinamente, a razón de un 2,5% anual hasta 2019, el incremento que ahora se ha consolidado al mantener el equipo de Gobierno el 10% de recargo que decretó Hacienda hace unos años y que para 2016 no tendría que haberse aplicado. Y también la posibilidad de, con una modificación de la ley de haciendas locales, de introducir cambios en el cálculo del IBI para que se pueda reducir el gravamen en zonas urbanas desfavorecidas; y también que se pueda pagar menos impuesto de bienes inmuebles en función de la renta disponible, como ocurre con otros impuestos locales.