El PSOE pide explicaciones sobre el 'olvido' del Museo de Arquitectura en Salamanca

Maqueta del Museo de Arquitectura en la sede del Banco de España en Salamanca

Un Real Decreto aprobado en diciembre de 2006 creaba el Museo Nacional de Arquitectura y Urbanismo con dos sedes -en Barcelona y Salamanca-.

El diputado del PSOE en el Congreso por la provincia de Salamanca, David Serrada, ha registrado una iniciativa en la Cámara Baja interpelando al Gobierno para que presente las cantidades, y los conceptos, que ha destinado el Estado al proyecto de creación del Museo Nacional de Arquitectura entre los años 2006 y 2015, y más concretamente, a la subsede de esta importante infraestructura cultural prevista para Salamanca.

 

El Parlamentario salmantino ha pedido también al Ejecutivo que se cuantifique las actuaciones y las obras que se han proyectado durante ese mismo periodo de tiempo y se determine cuántas de ellas se han ejecutado con el consiguiente coste de cada una.

 

De esta forma el diputado socialista pretende confirmar la sospecha del abandono por parte del actual gobierno del PP de este importante proyecto cuando menos en su vinculación con la capital salmantina.

 

Serrada recuerda que un Real Decreto aprobado en diciembre de 2006 creaba el Museo Nacional de Arquitectura y Urbanismo con dos sedes, una ubicada en Barcelona y dedicada al Urbanismo, y otra, centrada en la Arquitectura, se ubicaba en Salamanca, concretamente en el antiguo edificio del Banco de España en la Plaza de los Bandos. Sin embargo, el pleno del Ayuntamiento del día 8 de noviembre pasado ya rechazó una moción socialista para pedir al Gobierno que determine la nueva sede del Museo Nacional de Arquitectura.

 

Las obras de rehabilitación de este edifico para ubicar la subsede del Museo se licitaron en agosto del 2011 por un importe de 12.853.598 euros y un plazo estimado de ejecución de 36 meses desde el comienzo de las mismas. Con el cambio de gobierno a finales de ese mismo año, y la llegada del PP y de Mariano Rajoy a la Moncloa, esta inversión dejó de ser prioritaria y el Ministerio de Fomento renunció y suspendió toda actuación prevista en este sentido.

 

De hecho, la sede salmantina del Banco de España es la única de Castilla y León a la que no ha encontrado una utilidad definida desde que cerró.