El PSOE pide a la Junta que se posicione ante el cierre de líneas ferroviarias como la de Salamanca-Ávila

Varias líneas de Renfe pueden verse afectadas por las medidas que pretende tomar el Ministerio de Fomento

El Partido Socialista en las Cortes pide al Consejero de Fomento que explique la posición de la Junta respecto al Ministerio y su intención de cerrar líneas de ferrocarril como la que une Salamanca y Ávila y las medidas que pueden llevar al cierre de otras como Salamanca-Valladolid y Salamanca-Zaragoza. 

La portavoz socialista de Fomento en las Cortes de Castilla y León, Ana Muñoz de la Peña  ha anunciado que ante el planteamiento del Ministerio de Fomento de cerrar aquellas líneas  de ferrocarril que no superen el 10% de ocupación así como  las  que  presentan  pérdidas,  el  PSOE  pedirá  la  comparecencia  del  Consejero de Fomento, para que explique la posición de la Junta de Castilla y León frente al Ministerio de Fomento.

 

Entre esas líneas regionales que se encuentran por debajo del diez por ciento de ocupación se encuentra la de Salamanca-Ávila. 

 

El Ministerio de Fomento está en negociación con la Junta de Castilla y León, para acordar y consensuar el cierre de las líneas ferroviarias convencionales de media distancia menos rentables de la Comunidad y la representante socialista advierte que “en Castilla y León se ven afectadas 15 líneas que no alcanzan el porcentaje de ocupación fijado por el Ministerio del 10%, de las cuales 5 son líneas regionales y 10 líneas intercomunitarias. Además de la de Salamanca-Ávila, entre las líneas regionales también se encuentran: León-Ponferrada, Valladolid-Palencia, Valladolid-Palencia-Burgos y Valladolid-Ávila. 

 

Por  otro  lado  once  líneas  ferroviarias,  cuatro  regionales  y  siete  intercomunitarias, presentan pérdidas superiores a un millón de euros, por lo que desde el PSOE se señala que su continuidad está amenazada según los planteamientos del Ministerio de Fomento. Al mismo  tiempo  se  prevé  la  desaparición  de  estaciones  y  apeaderos  en  toda la  Comunidad. Entre estas líneas con pérdidas y que están amenazadas Salamanca se ve afectada por la que une la capital con Valladolid, y en cuanto al ámbito intercomunitario la línea Salamanca-Zaragoza. 

 

 “Si el planteamiento del Ministerio de Fomento sale adelante, causará daños  irreparables en Castilla y León, debido a la realidad territorial de la Comunidad, la distribución demográfica y las características de los usuarios del ferrocarril” advierte Muñoz de la Peña.