El PSOE 'obliga' al Ayuntamiento a reclamar 4 millones de euros de las obras pendientes en las piscinas

La piscina de La Aldehuela.

El grupo municipal socialista fuerza al equipo de Gobierno a poner en marcha el proceso para reclamar a Eulen el coste de lo que dejó sin hacer en el mantenimiento de las piscinas como condición para aprobar el nuevo contrato.

El grupo socialista en el Ayuntamiento de Salamanca ha forzado al equipo de Gobierno a que ponga en marcha el proceso para reclamar a la antigua concesionaria de las piscinas municipales los cerca de 4 millones de euros en que están valoradas las obras pendientes que dejó sin hacer y a las que estaba obligada por contrato. Esta ha sido la condición que ha puesto el portavoz del PSOE, José Luis Mateos, para dar su aprobación y la de su grupo al nuevo contrato de las piscinas, que incluye una solución para tapar el agujero que la gestión de la anterior concesionaria dejó.

 

En las primeras comisiones informativas del nuevo curso político, celebradas este martes, se ha tratado entre otros el contrato de las piscinas cuyas aportaciones económicas quedaron sobre la mesa en el último pleno a finales de julio. El nuevo contrato ha tenido que introducir cambios para asumir el coste de las obras que, de manera urgente en algunos casos, hay que hacer en las piscinas municipales para garantizar su funcionamiento. En un informe interno del Ayuntamiento se calcula en unos 6,5 millones el coste de las reformas y nuevo material necesario para poner las piscinas al día, coste que no asumió la anterior concesionaria, Eulen, antes de terminar su contrato el pasado abril.

 

Al no haberle exigido las obras en su momento, el Ayuntamiento tenía que hacer frente a las obras. Y también a las críticas que ha recibido de los grupos políticos y de los responsables de la administración. En el informe sobre el estado en el que Eulen dejó las piscinas se da un 'tirón de orejas' al Ayuntamiento por no haber vigilado que la concesionaria cumplía su contrato, además de apuntar lo que le pedía la oposición al equipo de Gobierno de Fernández Mañueco: que reclamara daños a la empresa.

 

Al final, parece que así será. De momento, con el nuevo contrato la empresa concesionaria actual se hará cargo de 2 millones de euros y el Ayuntamiento del resto, a la espera de que las reclamaciones contra Eulen sean satisfactorias y se pueda recuperar.

Noticias relacionadas