El PSOE llevará al Tribunal Constitucional la Reforma de la Administración Local

Los socialistas buscarán el apoyo de los municipios contrarios a la ley para paralizarla.

El Partido Socialista presentará un recurso al Tribunal Constitucional para intentar que el Gobierno dé marcha atrás en su Reforma de la Administración Local. Así lo han anunciado los diputados socialistas en Salamanca, Isidro Rodríguez y Carmen García, que han explicado la postura del partido respecto a esta ley impulsada por los populares.

 

El PSOE considera la Reforma de la Administración Local como una “vulneración de la autonomía de los Ayuntamientos”, y ve en ella una amenaza de reducción de los servicios públicos prestados por las administraciones locales, que podrían pasar a manos privadas, con la consiguiente repercusión en el bolsillo de los usuarios. “Esta Reforma deja a la administración local en una situación de dependencia”, ha asegurado Isidro Rodríguez.

 

Los socialistas agotarán “todas las vías posibles” para detener la reforma, empezando por la presentación de un recurso en el Tribunal Constitucional para el que necesitan aglutinar el apoyo de 1.160 municipios que representen a 7,5 millones de españoles. Además de pedir su firma a los 3.500 ayuntamientos del PSOE y de otras formaciones políticas, el Partido Socialista ha animado a las administraciones del Partido Popular contrarias a la Reforma que se unan a su causa.

 

E PSOE también presentará un recurso de inconstitucionalidad sobre la Reforma, firmado por cincuenta diputados o senadores, y varias comunidades autónomas, que consideran que la ley vulnera sus propias competencias, remitirán sus respectivos recursos.

 

“La Reforma de la Administración Local ataca y daña a los gobiernos municipales, quita competencias a los ayuntamientos, abre la puerta a la desaparición de servicios sociales y aumenta el gasto, porque potencia las duplicidades”, ha asegurado el diputado socialista, Isidro Rodríguez.

 

Por su parte, Carmen García ha animado al Gobierno a retroceder en su decisión: “No pasa nada por reconocer que se han equivocado. Tenemos que conseguir que esta sinrazón no se ponga en funcionamiento.”