El PSOE lleva a la justicia los contratos sospechosos de amaño en la Diputación de Salamanca

El secretario provincial del PSOE, Fernando Pablos.

El PSOE de Salamanca ha hecho efectiva una denuncia y prepara dos querellas para esclarecer las irregularidades en las contrataciones de la Diputación de Salamanca. Deja de lado la vía de la Fiscalía, que considera complementaria, y que ha sido el camino escogido por el equipo de Gobierno.

El PSOE de Salamanca ha puesto en marcha el proceso legal con el que piensa llegar hasta el final del posible caso de corrupción vinculado a las contrataciones de la Diputación, una trama que explotó a finales de noviembre y tras la que los socialistas llevaban meses. Como anunció en su día el secretario provincial, Fernando Pablos, el PSOE ha decidido denunciar los hechos, pero no ante la Fiscalía como ha hecho el equipo de Gobierno, sino ante la justicia. Y lo hace con cuantiosa documentación, incluyendo la que el PP de Javier Iglesias ha dejado fuera a la hora de dirigirse a la Fiscalía.

 

"Ya hemos presentado una denuncia como nos comprometimos y estamos elaborando dos querellas que están vinculadas a la gestión de dinero público, a los contratos negociados y a los contratos por pliego", ha asegurado Fernando Pablos. En concreto, el PSOE acude a la justicia ordinaria con una denuncia y tiene en preparación dos querellas. Van por separado porque lo que se denuncia en cada caso son procedimientos de contratación diferentes e irregularidades vinculadas a cada tipo. "Son cosas diferentes porque no queremos que la instrucción se alargue en el tiempo", ha explicado Pablos.

 

Según fuentes socialistas, por un lado se denuncian las adjudicaciones por contratos abiertos, que hace unos días Fernando Pablos concretó eran "los que se hacían sobre contratos que estaban amañados". El propio secretario provincial denunció el día 28 de noviembre que la Diputación había favorecido a una empresa en un contrato de alquiler de maquinaria y que este era un ejemplo de los pliegos de condiciones hechos a medida para que la misma empresa se llevara siempre las adjudicaciones. 

 

Y por otro lado se denunciarán los procedimientos negociados y los contratos menores, una modalidad en la que, según los socialistas, podría existir simulación de una de las condiciones, la de invitar a tres empresas a que presenten sus ofertas para luego adjudicar a la más ventajosa económicamente. Un proceso marcado muchas veces por el favoritismo hacia determinadas empresas.

 

En todos los casos, denuncia ya presentada y las dos querellas en preparación, se acompañan las denuncias con una documentación exhaustiva con los expedientes de contratación recopilados durante cerca de un año en un importante trabajo de seguimiento. Esto distingue la iniciativa del PSOE de la tomada por el equipo de Gobierno del PP, que solo ha llevado a la Fiscalía un número reducido de contratos negociados sin publicidad y un informe interno que, por contra, se ha negado a facilitar a la oposición.

 

Desde el PSOE recuerdan que su decisión de acudir a la justicia ordinaria ya estaba tomada y que es complementaria con la actuación ante la Fiscalía. De hecho, los socialistas aseguran que la decisión de ir al fiscal provincial fue tomada por el presidente de la Diputación, Javier Iglesias, cuando supo que el PSOE había finalizado su investigación y estaba a punto de denunciar las irregularidades en la contratación. Muchas voces aseguran que la decisión de llevar documentación parcial e inconexa a la Fiscalía persigue precisamente una resolución en la que se declare que no se aprecia delito.