El PSOE limitará a dos los mandatos del presidente del Gobierno

El PSOE llevará en su programa electoral de cara a los comicios del 20 de diciembre una propuesta para limitar a dos mandatos consecutivos el tiempo que un presidente del Gobierno pueda ejercer este cargo.

Así se ha acordado en un foro celebrado en Madrid en el que los socialistas han podido votar las más de 3.800 enmiendas presentadas al borrador de su programa electoral, que será aprobado definitivamente en la Conferencia de Programa de Gobierno que se celebrará el próximo fin de semana.

Entre las enmiendas aprobadas, además de la derogación "total" de la reforma laboral del PP y la inmediata puesta en marcha de un decreto ley y un nuevo Estatuto de los Trabajadores, los socialistas han dado luz verde a otras cuestiones relativas como la de establecer "un límite de dos mandatos consecutivos para ejercer la Presidencia del Gobierno".

Además de proponer una reforma del sistema electoral para "mejorar la proporcionalidad" y "desbloquear las listas", los socialistas quieren así que un presidente del Gobierno ocupe La Moncloa por un tiempo máximo de ocho años, caso de José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero, aunque en este caso fueron por derrota electoral.

Esta medida ya la anticipó el líder socialista, Pedro Sánchez, de cara a la convención sobre regeneración democrática de octubre, en la que ya se anticipaban otras medidas ya plasmadas en el programa como las relativas a acabar con las denominados 'puertas giratorias'.

En concreto, propondrá regular de manera exhaustiva los conflictos de intereses para evitar el fenómeno de puertas giratorias", fijando un periodo de incompatibilidad de cinco años posteriores al desempeño del cargo público "para quienes pretendan incorporarse 'ex novo' a empresas del sector sobre el que hayan tenido responsabilidades de regulación o gestión".

MEDIO AMBIENTE

El PSOE también llevará en su programa la creación de un "fondo verde para la transición energética", que se nutrirá con parte del impuesto la CO2 y que tendrá tres líneas básicas. La social, para acompañar a las familias y colectivos vulnerables subvencionando las inversiones que garanticen el ahorro y la eficiencia energética en sus hogares, la bonificación en el transporte público y la garantía de un mínimo consumo de electricidad a precio bonificado.

Otra irá destinada a facilitar el crédito para la inversión en ahorro y eficiencia, con particular atención a las PYMES y al sector residencial, impulsando el sector de la rehabilitación en nuestro país. Finalmente, la tercera, ofrecerá préstamos a bajo interés para asegurar la movilidad limpia en los sectores de la logística y las empresas del sector del transporte de personas y mercancías.

En su programa electoral, el PSOE llevará igualmente una apuesta por la Sanidad universal y sostenible, blindando este derecho fundamental y garantizando la suficiencia financiera, y por los servicios sociales entendidod como cuarto pilar fundamental del Estado de Bienestar.

En materia de Sanidad, los socialistas apuestan por "aplicar la estrategia de salud en todas las políticas públicas, de modo que todos los sectores y grupos políticos y sociales contribuyan a la mejora de la salud y el bienestar de la población". Para el PSOE, "es primordial ejercer una gobernanza para la salud como nuevo modelo de gestión descentralizada y sinérgica".

Asimismo, subraya la necesidad de desarrollar una Estrategia Nacional que incluya la respuesta al VIH, las Hepatitis víricas y las Infecciones de Transmisión Sexual, con medidas de prevención, diagnóstico precoz, asistencia, integración social y laboral de las personas afectadas, y lucha contra la discriminación. Para ello, propone recuperar la Secretaría del Plan Nacional sobre el Sida, consignando en los Presupuestos Generales los recursos económicos destinados para su funcionamiento y actividad.

Por otro lado, desde Ferraz se impulsará el desarrollo a nivel estatal y en las Comunidades Autónomas de la Ley 33/2011 general de Salud Pública, como herramienta de cohesión territorial, de promoción, de vigilancia de la salud, de prevención de enfermedades emergentes y de ordenación de la información en salud.

También promoverá la creación de un Centro de control de enfermedades para dar apoyo a las políticas de salud pública, evitando así situaciones tan lamentables como la gestión que el gobierno del PP hizo en la crisis del ébola.

El objetivo es blindar el Sistema Público de Servicios Sociales como Cuarto Pilar del Estado del Bienestar, incorporando a la Constitución el derecho de los ciudadanos a acceder a los servicios sociales que proporcionen una protección adecuada a toda la ciudadanía española.

DEROGACIÓN DE LA REFORMA LOCAL

El PSOE también había anunciado que derogará la reforma local "que ha supuesto el desmantelamiento de los servicios sociales de los ayuntamientos". Asimismo, reforzará el Plan Concertado de Prestaciones Básicas de Servicios Sociales, de forma que se garanticen iguales derechos para toda la ciudadanía.

El programa también incluye coordinar con las CCAA la implementación de una tarjeta social que permita a los ciudadanos que se puedan identificar como usuarios y usuarias de los servicios sociales.

Igualmente, contempla mejorar la planificación y la coordinación entre las distintas administraciones en materia de políticas sociales, ya que "en un Estado de naturaleza esencialmente federal como el nuestro, deben aprovecharse al máximo las ventajas de la gestión descentralizada, garantizando la igualdad de derechos entre españoles".

UNA ESCUELA LAICA

El programa electoral recogerá también el compromiso de los socialistas de promover una escuela pública laica donde no quepa la integración, ni en el currículum ni en el horario escolar, de enseñanzas confesionales. Para ello se llevarán a cabo las reformas del marco legal actual necesarias, así como de los acuerdos internacionales.

Los socialistas promoverán "la incorporación de la enseñanza cultural sobre el hecho religioso en términos de integración y convivencia, como parte de nuestro patrimonio cultural y para evitar, por ignorancia, los riesgos de los fundamentalismos".

En materia de Cultura, el PSOE contempla la creación del Consejo de Cultura, como entidad de cooperación entre los creadores, las industrias culturales y las administraciones públicas.