El PSOE lamenta el comportamiento poco democrático de Iglesias al limitar el acceso al pleno

La 'bancada' socialista en la Diputación en el pleno de hoy.

El Grupo Socialista en la Diputación Provincial de Salamanca quiere  denunciar la actitud del Partido Popular, y en particular la de su Presidente Javier Iglesias García, al impedir el acceso de un grupo de ciudadanos al Salón de Plenos para asistir como público al Pleno ordinario celebrado esta mañana en la sede de la Institución Provincial.

Según una nota remitida por el PSOE, los ciudadanos, que llegaron media hora antes del comienzo del acto (es decir, a las 12.30 horas) fueron retenidos en la planta baja del Palacio de La Salina, tras comunicársele la prohibición dictada por el equipo de gobierno del PP para acceder al salón de plenos y violando, por lo tanto, un elemental derecho democrático garantizado por el ordenamiento legal. "El Grupo Socialista quiere recordar en este sentido que los plenos de la Diputación son públicos, y por tanto, la entrada de ciudadanos debe ser permitida en cualquier caso", aseguran. 

 

No es la primera vez que tienen lugar hechos de este tipo. Las restricciones en el libre acceso a ciudadanos comenzaron sospechosamente hace unos meses, con la presencia en el Salón de Plenos de la Diputación de vecinos de las Arribes del Duero preocupados por los recortes sanitarios que sufrían sus respectivos municipios
 

El Grupo Socialista no admite que se utilice como excusa para impedir el acceso de ciudadanos a los plenos de la Diputación el aforo de la sala donde tiene lugar su celebración, y mucho más cuando se tiene constancia de que, en otras ocasiones, el supuesto aforo de la sala se ha sobrepasado con creces. Una polémica absurda que sólo interesa al Grupo Popular y al señor Iglesias y que utilizan a su conveniencia. 
 

Detrás de este lamentable comportamiento sólo existe una intención, la de limitar, obstruir o impedir la transparencia que debe presidir tanto la gestión como la labor de oposición de los grupos con representación en la Diputación. Una actitud que no sólo no garantiza sino que coarta el derecho que tiene cualquier ciudadano a asistir a los Plenos de las administraciones públicas, y que dista mucho de la ética y el comportamiento democrático que debe regir tanto en los cargos públicos como en las Instituciones.